¿Quién ganó la guerra sobre Gaza?

Samah Sabawi*

Traducción: María Landi

 

Foto sin crédito en Al Shabaka.

Foto sin crédito en Al Shabaka.

Muchas discusiones sólidas y complejas se están centrando en una simple pregunta: ¿quién puede reclamar la victoria en la guerra sobre Gaza? Los términos del alto el fuego revelan que ni Hamas ni Israel consiguieron lo que querían. Entonces, ¿cuánto se perdió y cuánto se ganó y quién –si alguien– ha salido ganador?

Hamas fue capaz de ejercer la disuasión, mostrando un increíble nivel de resistencia y fortaleza, aun contando con armas primitivas. Fue capaz de obligar a Israel a aceptar un afloje del bloqueo, permitiendo un mayor flujo de bienes, ayuda humanitaria y materiales para la reconstrucción, reduciendo su zona de restricción para que los palestinos tengan mayor acceso a sus tierras de cultivo y ampliando a 9.6 km el límite de pesca frente a la costa de Gaza. Se dice que Egipto ha acordado abrir el cruce de Rafah, con la condición de que el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas asuma la responsabilidad de administrarlo. Por encima de todo, la ganancia mayor y más importante de Hamas fue el aumento del apoyo popular y la admiración de las y los palestinos de todos los sectores políticos, ya que se convirtió en el epicentro de la resistencia palestina. Ni que decir tiene, es difícil saber si este apoyo se mantendrá en los días y meses por venir.

En cuanto a lo negativo, Hamas no fue capaz de levantar totalmente el bloqueo; no logró el puerto marítimo y el aeropuerto que los palestinos querían, ni fue capaz de negociar la liberación de los prisioneros palestinos. Además, hubo una gran pérdida de vidas humanas en Gaza: 2.142 personas fueron asesinadas por Israel –la mayoría de ellas civiles–, incluyendo más de 500 niños y niñas. 540.000 personas se convirtieron en desplazadas porque Israel destruyó deliberadamente sus casas y edificios de apartamentos. La infraestructura y la economía de Gaza están en ruinas y casi la mitad de la ciudad quedó reducida a escombros. Hamas también provocó las críticas de grupos de derechos humanos y observadores internacionales por disparar indiscriminadamente contra Israel y por los asesinatos extrajudiciales de los acusados ​​de colaboración.

Del lado israelí, el cuarto ejército más poderoso del mundo no fue capaz de mantener su operación terrestre en Gaza, y fracasó en su objetivo declarado de sacar a Hamas del poder –incluso de debilitarlo. Nunca sabremos realmente si Israel destruyó todos los túneles, como afirma que lo hizo. No fue capaz de romper el acuerdo de unidad entre Fatah y Hamas. Perdió la guerra de relaciones públicas cuando las imágenes de su brutalidad en Gaza fueron difundidas en todo el mundo. Perdió también 69 vidas -casi todos soldados. A cambio de todas estas pérdidas, Israel logró el acuerdo de Hamas de detener el lanzamiento de cohetes contra su territorio –algo que ya se acordó varias veces antes, sin necesidad de este masivo despliegue de salvajismo. De hecho, Israel ha logrado muy poco, salvo que su lista de crímenes de guerra contra las y los palestinos creció aún más.

Así como debemos alegrarnos de que las dos partes han llegado a un acuerdo y de que las bombas han dejado de caer, tenemos que reconocer que el alto el fuego es sólo una solución de parche para un problema más grande. Las políticas de limpieza étnica y despojo del pueblo palestino iniciadas hace más de 67 años por Israel continúan aceleradamente, sin rendición de cuentas. Por más de 50 días hemos sido testigos de cómo se le garantiza a Israel total impunidad por actos que pisotean el derecho internacional, a los seres humanos y a sus medios de vida. Mientras tanto, el pueblo palestino fue abandonado a su suerte bajo la mirada indiferente de la comunidad internacional.

Es necesario un cambio fundamental, que ya está en marcha. Si hubiera una victoria que reclamar, sería ante todo una victoria para los palestinos y palestinas de Gaza, que han demostrado increíble paciencia, tenacidad y sacrificio en la búsqueda de su libertad. En menor medida, se trata de una victoria para las personas de conciencia de todo el mundo: desde las que abandonaron sus lealtades tribales y dijeron: “No en mi nombre”, hasta las que dieron un paso fuera de la línea de su facción y dijeron: “Estamos todas juntas en esto” –gente del movimiento global de solidaridad con Palestina de muy diversos ámbitos.

Pueden reclamar victoria los millones que marcharon protestando en todo el mundo, que hicieron acciones creativas en los puertos marítimos, levantaron mensajes en vallas y carteles, colgaron la bandera palestina de puentes elevados y la proyectaron en los edificios del parlamento. Esta es una victoria para quienes ocuparon los tejados de las fábricas de armas y bailaron en flash-mobs en los centros comerciales. Esta es una victoria para el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones, que vio un enorme incremento en el apoyo de artistas, académicas, políticos y sindicatos.

Entonces, ¿quién ganó realmente la guerra en Gaza? La causa palestina lo hizo.

 

* Samah Sabawi, palestina exiliada en Australia, es poeta, autora teatral exitosa, analista política y activista de derechos humanos.  Publicado en Middle East Eye.
Residentes de la torre italiana destruida por Israel dos días antes del alto el fuego.

Niñas y niños residentes de la torre italiana destruida por Israel dos días antes del alto el fuego.

Ver aquí este excelente tour virtual de fotos panorámicas en 3D donde se puede apreciar la gran destrucción que dejó el ejército israelí en la última agresión a la Franja de Gaza. A la derecha está la galería de fotografías de las distintas áreas de la Franja de Gaza. A la izquierda se encuentra el mapa con las distintas localización a la Franja donde fueron capturadas las fotografías. Haciendo click izquierdo sobre las tomas podrás mover la imagen en 360 grados,  y si utilizas el zoom podrás apreciar cada detalle de la gran devastación sufrida en toda el área. Este gran trabajo fue realizado por el fotoperiodista Lewis Whyld del diario Telegraph.

Poderoso video (subtitulado al castellano) del colectivo escocés de solidaridad con Palestina que combina imágenes de Gaza con acciones de activistas en Escocia contra la planta de armamento Raytheon:
Publicado en Apartheid, autodeterminación, BDS, Gaza, Hamas, Israel, Resoluciones de la ONU | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Los bombardeos cesaron, la ocupación no

María Landi

 [Una versión ligeramente distinta de este artículo fue publicada en el semanario Brecha el 29/8/14]

Obra del artista Imad Abu Shtayyah

Obra del artista Imad Abu Shtayyah

Por supuesto, hay motivos para celebrar un alto el fuego que frenará la carnicería genocida que Israel hizo en Gaza durante 50 interminables días. También hay que celebrar la extraordinaria resiliencia y resistencia tanto de la población civil gazawi como de sus organizaciones armadas –una y otras más unidas que nunca.

Si se mide en la cantidad de daños y víctimas, podría decirse que Israel ganó. En 7 semanas mató a más niñas y niños palestinos que en los últimos 5 años; y diez veces más que en la brutal operación “Escudo defensivo” sobre Cisjordania en 2002. Pero si se mide en la legitimidad ganada o perdida ante la opinión pública mundial, no cabe la menor duda: en 50 días Israel ha perdido décadas de credibilidad, y todas sus pérdidas han sido cosechadas por la causa palestina. Numerosos análisis se refieren estos días al exponencial crecimiento del movimiento global de BDS, y sus efectos ya están alarmando a Israel.

En efecto, la imagen internacional de la “única democracia de Medio Oriente” está en su punto más bajo. Y dentro de casa, tampoco las cosas son fáciles para Netanyahu, que encabeza una coalición de gobierno (y un gabinete) sumamente divididos (los sectores más ultraderechistas criticaron su decisión de negociar), de cara a una sociedad que en un 80% quería continuar la agresión y ahora está furiosa ante esta claudicación. Israel terminó haciendo concesiones que hace dos meses ni siquiera estaba dispuesto a empezar a discutir. Incluso los analistas israelíes califican el resultado no ya como derrota sino como hundimiento. El diplomático Barak Ravid afirmó en Haaretz que Netanyahu “vio la oportunidad de huir de Gaza, y la tomó”, calificando el acuerdo firmado como “regresión”: “Esa regresión se resume en las 69 víctimas israelíes, las 2000 víctimas palestinas (la mayor parte de ellas civiles inocentes), los miles de cohetes sobre nuestras comunidades en el sur, los cientos de misiles en el centro del país, las comunidades desiertas, la pérdida de confianza en el ejército y en el gobierno entre los habitantes del sur, los perjuicios económicos [el sector turístico perdió miles de millones esta temporada] y los costos diplomáticos y políticos que son imposibles de cuantificar”.

Por contraste, la resistencia palestina surge moralmente victoriosa: en 50 días de agresión, Israel fracasó en la incursión terrestre y tuvo que replegarse, no consiguió destruir el arsenal palestino ni que los cohetes dejaran de caer sobre su territorio, no logró aniquilar a Hamas y tuvo que terminar negociando con una resistencia que dio la pelea hasta el final y que, a pesar de las atroces pérdidas sufridas, no estaba dispuesta a rendirse.

Sobrevivir a esta agresión es una nueva vida. Vivir durante 51 días de misiles y bombas continuas es una victoria“, dijo a Electronic Intifada la joven escritora gazawi Malaka Mohammed. “Verse obligados a dejar su casa más de siete veces y volver al día siguiente es una victoria; mantenerse fuertes y resistentes después de correr sobre los cadáveres de vecinos, amigos y familiares es una victoria. Vivir en Gaza estando en la primera línea de la resistencia contra el sitio y la agresión no es más que una victoria“.

Motivos de preocupación

Pero los motivos para celebrar no son tantos, no sólo por el inmenso costo en vidas humanas y en infraestructura civil (la destrucción de Gaza no tiene precedentes), sino por varias razones más.

En primer lugar, ¿qué hacer con la impunidad de Israel? ¿Esperar que su máquina de guerra se recomponga hasta el próximo ataque? ¿Cómo hacer para que por una vez el Estado de Israel –ese niño malcriado de la comunidad internacional que se convirtió en el matón intocable del barrio– tenga que rendir cuentas ante los tribunales internacionales por gravísimos, masivos y reiterados crímenes de guerra y de lesa humanidad? ¿Cómo hacer para que el informe que va a elaborar el panel designado por el Consejo de DDHH de la ONU bajo la responsabilidad del jurista canadiense William Schabas no termine archivado como el Informe Goldstone de 2008-2009?

En segundo lugar, porque algunas de las más sensibles demandas palestinas quedaron para ser negociadas más adelante: la reconstrucción del aeropuerto y el puerto de Gaza, y la liberación de los presos canjeados en 2011 por el soldado Gilad Shalit y re-arrestados recientemente (y ya sabemos cómo terminan los temas que se dejan para más adelante; pregúntenle a la población refugiada o a la de Jerusalén). No hablemos del espinoso tema del desarme de la resistencia palestina, exigido por Israel, sin que siquiera se mencione cómo desactivar el desmesurado poder bélico que Israel descarga periódicamente sobre Gaza…

En tercer lugar, porque aun en caso de que se dé efectivamente una gradual apertura de los pasos fronterizos y se alivie el bloqueo que Gaza sufre desde hace 7 años, ¿quién va a definir lo que se permite entrar o no, qué se considera “materiales de reconstrucción”, “ayuda humanitaria” y demás? Y como dice la analista Rania Masri: “¿Y qué hay de la reconstrucción de la economía? ¡No queremos caridad!”

Y lo que es más importante (mucho más que los términos y alcance del acuerdo): ¿quién va a asegurar que Israel, que tiene una larguísima historia de acuerdos incumplidos con los palestinos, cumpla lo acordado?; empezando por los ficticios Acuerdos de Oslo en 1993, hasta cada alto al fuego que puso fin a cada agresión a Gaza (también prometió levantar el bloqueo en noviembre de 2012 y nunca lo hizo). ¿Quién va a monitorear que Israel respete las 6 o más millas náuticas que ahora prometió a los pescadores gazawis? (no olvidemos que los Acuerdos de Oslo les otorgaron 12 millas, pero Israel unilateralmente y a fuerza de ataques desde sus naves militares las redujo a menos de 3, hasta hoy).

Nada se ha hablado de lo que los palestinos vienen reclamando desde hace décadas e Israel rechaza categóricamente: el establecimiento de una fuerza multinacional de la ONU que monitoree el cumplimiento de los acuerdos por ambas partes. Mientras no se establezcan mecanismos eficaces de vigilancia, Israel podrá continuar violando todos los acuerdos firmados sin pagar ningún precio por ello.

Hay otros aspectos por demás preocupantes y peligrosos: la desprestigiada ANP con Mahmud Abbas a la cabeza sería la encargada de controlar los pasos fronterizos en lugar de Hamas (esto también lo exige Egipto para abrir el paso de Rafah) y de administrar, junto con los donantes internacionales, la reconstrucción de Gaza. En una palabra, ‘cisjordanizar’ a Gaza; una perspectiva nada alentadora… Precisamente lo que ha llevado al total desprestigio de la ANP es su corrupción en el manejo de los fondos internacionales, la profundización de la dependencia de ellos (condicionados a ‘portarse bien’) y la nefasta ‘coordinación de seguridad’ con Israel para desarticular toda resistencia, lo que la ha convertido ante los ojos de la población en un “agente de la ocupación”. ¿Es ese el futuro que queremos para Gaza, después de haber pagado con más de 2100 vidas (500 o 600 niñas y niños)? Lo único que le falta a la sufrida y heroica población gazawi es que los corruptos gobernantes ficticios y sus socios occidentales lucren con su desgracia…

Y ya que hablamos de eso, conviene recordar que mientras Israel llevó adelante la masacre sobre Gaza, también acentuó la represión en Cisjordania y en Jerusalén Este, donde se están viviendo situaciones que algunos analistas califican de ‘pre-intifada’. De hecho, desde el 8 de julio el ejército de ocupación asesinó a 15 adultos y 2 menores e hirió a 2139 personas allí.

La lucha continúa

En cualquier caso, el escritor gazawi Rifat Alarir considera que el acuerdo alcanzado representa “una victoria simbólica sobre un poder colonial brutal; un paso para Gaza y un salto para Palestina”. Y agrega:

Es una victoria porque Gaza no se arrodilló, porque demostró que Israel puede ser disuadido y aislado, porque Gaza expuso el horrible rostro del apartheid israelí y el de EE.UU., que nunca dejó de enviarle armas, y porque más y más personas ahora se están uniendo al BDS en todo el mundo y están más decididas a poner fin a esta injusticia por todos los medios eficaces (…) en lugar de solo mandar oraciones y buenos deseos.”

Pero Alarir también recordó que, mientras la población de Gaza comienza el arduo camino hacia la recuperación física, emocional y mental de los horrores indescriptibles infligidos por Israel, el trabajo por la justicia no puede detenerse. Israel no habría podido perpetrar semejantes atrocidades sin el apoyo y la complicidad de tantos gobiernos, empresas e instituciones en todo el mundo. Los esfuerzos por mantener esta ocupación colonial y racista son globales, y por eso la lucha para derrotarlo –especialmente a través del BDS- tiene que ser global también.

En otras palabras, no podemos dejar que las demandas se reduzcan a levantar el bloqueo a Gaza, mientras Israel continúa la ocupación y colonización implacable en Cisjordania, la judaización violenta de Jerusalén y las políticas de apartheid al oeste de la Línea Verde. Como afirma el analista y activista Ali Abunimah: “El fin del apartheid y la colonización israelí y la fundación de un país para todos y todas sus habitantes –en donde los refugiados, no más excluidos por leyes racistas, puedan regresar a su tierra– es el único monumento que vale la pena construir en honor de tantas personas cuyas vidas fueron arrebatadas violentamente”.

Fuentes: Al Jazeera, Reuters, Electronic Intifada, Haaretz, Middle East Eye.
Acción de boicot a productos israelíes en Sainsbury, la segunda gran cadena de supermercados del Reino Unido:
Publicado en Apartheid, autodeterminación, BDS, Gaza, Hamas, Israel, Refugiados/as, Resoluciones de la ONU | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Alto el fuego con final inconcluso en Gaza – Lecturas y análisis

Cifras de la destrucción de Gaza luego de 50 días.

Cifras de las víctimas luego de 50 días (Observatorio Euro-Mediterráneo de DDHH).

 
Israel y Hamas aceptaron una tregua duradera.
Israel y Palestina acuerdan un alto el fuego permanente.
La ultraderecha israelí se opone a un alto el fuego con los palestinos.
Cronología de los 50 días de asedio en Gaza.
Hasta la próxima, por Joan Cañete Bayle.
Gaza respira, pero gana la ocupación, por Joan Cañete Bayle.
Gaza. El Vietnam israelí, por Izquierda Anticapitalista del estado español.
“El Estado de Israel no representa al colectivo judío”, entrevista a David Comedi.
“WikiLeaks evidencia que Israel masacra deliberadamente a los civiles en Gaza
What’s in the Gaza peace deal?
Did Gaza win the war?, por Samer Badawi.  
Israel lost the war in Gaza but the struggle for justice goes on, por Ali Abunimah
Gaza will rise from its ashes: Will Israel recover sanity?, por Michel Warschawski.
“These are war crimes,” says father of Gaza family wiped out by Israeli airstrike, por Joe Catron.
We must admit the truth: Palestinian children in Israel are considered like insects, por Gideon Levy.
War is the new system of governance (and five other Gaza takeaways), por Noam Sheizaf.
What it’s like to be the most hated man in Israel, por Gideon Levy.
Netanyahu saw his chance to run awar from Gaza, and he took it, por Barak Ravid.
 
Celebraciones en Gaza tras la firma del alto el fuego:
“Love in the time of genocide”, conmovedor video con imágenes del horror de Gaza, texto basado en el poema de Adul Rahim Mansour y la bellísima voz de Haidar Eid (académico y activista del BDS en Gaza):
Testimonio del adolescente de 17 años usado como escudo humano por el ejército israelí:
Publicado en Acuerdos de Oslo, Apartheid, autodeterminación, BDS, Gaza, Hamas, Israel, Jerusalén Este, Niños y niñas palestinas, presos políticos palestinos, Refugiados/as | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Poesía ilustrada: “Oh, niñas y niños pícaros de Gaza”

María Landi:

[Tomado del blog "Sixteen minutes to Palestine". Poema traducido por María Landi.]

En medio de los misiles que caen sobre su ciudad natal, el poeta Khaled Juma, de Rafah, escribió un desgarrador tributo a las niñas y niños de Gaza. Al menos 506 niñas y niños palestinos han sido asesinados desde que Israel comenzó su última agresión sobre Gaza el 8 de julio; y más de 3000 han sido gravemente heridos/as, algunos/as con riesgo de muerte o con graves secuelas de por vida. El poema dice:

Oh pícaros niños y niñas de Gaza
que constantemente me molestaban
gritando bajo mi ventana
que llenaban cada mañana con prisas y caos.
Ustedes, que rompieron mi maceta
y se robaron la flor solitaria de mi balcón.
Vuelvan
y griten todo lo que quieran
y rompan todas las macetas
y roben todas las flores
¡Vuelvan…
solo vuelvan!

Originalmente publicado en Sixteen Minutes to Palestine:

Rafah-born author and poet Khaled Juma wrote a heartbreaking tribute to the children of the Gaza Strip amidst the missiles striking his hometown. At least 506 Palestinian children have been killed since Israel commenced its latest invasion of Gaza on July 8, 2014.

Ver original 477 palabras más

Publicado en Gaza, Niños y niñas palestinas | Etiquetado , | Deja un comentario

Netanyahu cree que podrá aniquilar a Gaza

Activistas en dos puertos de California logran frenar la descarga de buques israelíes. 300 judíos/as sobrevivientes (o sus descendientes) del Holocausto logran publicar una solicitada en el New York Times condenando el genocidio israelí en Gaza. El Tribunal Russel sobre Palestina convoca a una sesión extraordinaria para el 24 de septiembre en Bruselas. El apoyo a Palestina gana por goleada en las redes sociales, a pesar de la millonaria inversión de la hasbara israelí. El turismo israelí sufre un duro golpe esta temporada por la cancelación de viajes. Los productos israelíes caen un 50% en el consumo entre la población palestina de Cisjordania, que adhiere masivamente al boicot. Hamas firma la solicitud de aplicación de Palestina a la Corte Penal Internacional. El mundo sigue indignado movilizándose casi diariamente en los cinco continentes.

Pero nada puede contra la impunidad de Israel, contra los poderes fácticos que gobiernan este mundo por encima del derecho, de la ley, de la moral, de los principios y valores humanos fundamentales… Estamos viviendo un momento similar al de marzo de 2003, cuando la humanidad no pudo frenar la infame invasión y destrucción de Irak. Israel continúa matando, masacrando familias, destruyendo edificios enteros en Gaza. La cifra de muertes ya pasa de 2100 (más de 500 son niñas y niños), las personas heridas son más de 10.000. Israel miente diciendo que los cohetes de Hamas son disparados desde escuelas de la UNRWA, y ante la protesta enérgica de UNRWA, al día siguiente tiene que desmentir oficialmente la acusación; pero no importa: la carnicería continúa, ya sin pretextos, sin justificación alguna, solo repitiendo el mantra vacío y mentiroso: “Israel tiene derecho a defenderse”. Y los medios occidentales, los gobiernos, incluso respetables analistas se hacen eco y continúan usando la narrativa de la guerra y los dos demonios sin llamarle genocidio a lo que Israel está haciendo en Gaza.

Y sin embargo, contra todo pronóstico, contra las leyes mismas de la materia y de la carne, Gaza resiste. Los bebés siguen naciendo en los hospitales donde las morgues ya no tienen lugar para más cadáveres. La gente se sienta a tomar el té sobre las ruinas de lo que era su hogar. Los humoristas aprovechan para ironizar.  Los poetas no dejan de escribir versos. Los artistas imaginan vida entre  las bombas. Los músicos componen y filman (como el video clip que comparto abajo). Las mezquitas destruidas siguen llamando a la oración cinco veces al día. Gaza resiste. Gaza vive mientras se desangra. Toda la dignidad del mundo cabe en esos 350 km2 de tierra arrasada, agujereada, violada. Y el fantasma de 2006, 2009 y 2012 ronda por los escritorios de los jefes militares israelíes. Gaza y Palestina son una pesadilla de la que no es fácil deshacerse.

Celebrando las nuevas 'amenazas demográficas' nacidas de madres refugiadas en las escuelas de UNRWA.

Celebrando las nuevas ‘amenazas demográficas’ nacidas de madres refugiadas en las escuelas de la UNRWA.

 Netanyahu continuará bombardeando Gaza.
UNRWA pide a Israel que no invente falsos ataques de milicias palestinas
 Supervivientes del Holocausto firman una carta que condena “la masacre de palestinos en Gaza”.
Declaración de la Asociación teológica Juan XXIII del estado español frente al genocidio israelí en Gaza.
Luz verde europea para matar, pulverizar y destruir Gaza, por Amira Hass.
Hijo de la muerte, por Uri Avnery.
Israel ha fracasado en Palestina, entrevista de Claudia Korol a Sergio Yahni.
Jirones de Palestina, por Jorge Ramos Tolosa.
Mourning Gaza, por Hamid Dabashi.
Netanyahu’s zero-sum war in Gaza, por Samer Badawi.
Gaza Dispatch: Why the people support Hamas, por Abir Ayyoub
Starve or surrender: Cut off all food and water to Gaza, says Israeli general, por Ali Abunimah
Israeli forces uses Palestinian child as human shield in Gaza, por Defensa de los Niños Internacional.
Gaza aid worker: we have stopped feeling anything - in pictures, por Azzam Al-Saqqa
What would happen if Palestine joined the ICC?, por Michael Kearney
 

Para saber qué está pasando mientras tanto en Cisjordania, donde Israel también continúa con el castigo colectivo sobre quienes protestan la masacre (desde el 8 de julio asesinó ya a 15 adultos y 2 menores e hirió a 2139 personas), leer aquí la nota de Amira Hass: As war rages in Gaza, West Bank routine of violence and arrests unabated.

Ver aquí fotos sobre la historia de la familia Abu Odeh, de Beit Hanoun, por Basel Yazouri.

Firmar aquí la petición de Avaaz para que los gobiernos de EEUU y la Unión Europea no le otorguen visas a los jefes militares israelíes responsables de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Entrevista (en video y transcripta al inglés) al experto en Derecho Internacional y Relator Especial de la ONU para los derechos palestinos, Richard Falk, sobre el papel de la ONU ante la crisis de Gaza y los crímenes de guerra cometidos por Israel.

Extraordinario y poderoso discurso del cirujano Mads Gilbert al regresar a Noruega después de 3 semanas como voluntario en el hospital al-Shifa de Gaza (subtítulos en inglés, 25′):
Registro del bombardeo al edificio de 12 pisos reducido a escombros en ciudad de Gaza, dejando a 45 familias sin hogar:
Un reporte de Al Jazeera sobre la magnitud de la matanza y la situación límite del hospital al-Shifa (subtitulado):
Informe de Press TV sobre la destrucción del centro comercial de Rafah y el asesinato de niños y niñas, incluido Mahmud, el día que cumplía 8 años, y que era único hijo, fruto de 22 años de tratamiento contra la infertilidad de su padre:
“A line to Gaza”, excelente video realizado por activistas de Edimburgo (subtitulado al español, 6:53′):
“We teach life, Sir”, video clip del grupo Palestinian Unit, de Gaza, a partir del poema de Rafeef Ziadah:
Homenaje a Hajo Meyer, sobreviviente del campo de concentración de Auschwitz, autor de El fin del judaísmo y militante antisionista, que murió a los 90 años el 24/8/14, después de haber firmado la carta de 327 sobrevivientes del Holocausto publicada en el NYT en defensa de Gaza:

 

Publicado en BDS, Derecho Internacional, Gaza, Hamas, Israel, Limpieza étnica, Niños y niñas palestinas, Represión/protestas noviolentas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Israel reanuda la agresión sobre Gaza

Como era de esperar, la tregua de 5 días terminó e Israel reanudó los bombardeos sobre la Franja de Gaza, matando a una decena de personas (incluyendo la esposa y la hijita de 7 meses de Mohammed al-Deif, líder de las Brigadas Al-Qassam, el ala militar de Hamas) e hiriendo a unas 120 personas. La posibilidad de que Israel aceptara en El Cairo las demandas planteadas por la delegación unitaria palestina (esta vez sí, claramente representando el sentir de la inmensa mayoría de la población) eran inexistentes, porque Israel no tiene el menor interés en levantar el bloqueo a Gaza ni permitir que la Franja vuelva a ser un lugar habitable. En dos días de bombardeos, ya hay unas 50 víctimas fatales.

Las demandas palestinas no pueden ser más razonables: Gaza se niega a volver al statu quo anterior a esta última agresión, porque sería morir en vida: es imposible reconstruir Gaza si Israel no levanta el bloqueo, y es imposible continuar viviendo en las condiciones en que estaba la Franja aun antes de esta destrucción masiva (mucho menos después). Gaza también quiere poder usar su puerto y reconstruir su aeropuerto destruido, como primeras medidas para recomponer mínimamente su economía, y quiere que Israel libere a los presos palestinos que había liberado por el acuerdo de canje de 2011 (por el soldado Gilad Shalit) y que han sido recapturados en su mayoría, sobre todo en los últimos dos meses desde las últimas ofensivas sobre Cisjordania y Gaza.

Pierre Krahenbuhl, el jefe de la UNRWA (el organismo de la ONU para las y los refugiados palestinos) dijo el lunes 18 que si las negociaciones no llevan a un levantamiento del bloqueo a Gaza, la población no podrá ver ninguna mejora de sus horribles de condiciones de vida en por lo menos 15 años. Si Gaza vuelve al statu quo anterior, llevaría muchísimos años reconstruir todo lo que Israel destruyó, considerando las restricciones severas que impone el bloqueo al ingreso a territorio gazatí de materiales y equipamiento de construcción, así como de todos los bienes e insumos necesarios para hacer sostenible la vida en ese territorio.

"Decir que alguien odia a los judíos porque no apoya a Israel es como decir que alguien odia a los blancos porque no apoya al Ku Klux Klan"

“Decir que alguien odia a los judíos porque no apoya a Israel es como decir que alguien odia a los blancos porque no apoya al Ku Klux Klan”.

Las demandas de Israel, por su parte, han sido irónicamente resumidas así por Ahmad Tibi:
“1) Israel no quiere que los palestinos lancen cohetes.
2) Israel no quiere que los palestinos lancen piedras.
3) Israel no quiere levantar el bloqueo de Gaza.
4) Israel no quiere que Gaza tenga un poco más de la mínima cantidad de alimentos.
5) Israel no quiere que los palestinos de Gaza utilicen túneles.
6) Israel no quiere que los palestinos protesten.
7) Israel no quiere que los palestinos construyan casas.
8) Israel no quiere que los palestinos cultiven olivos.
9) Israel no quiere que los palestinos formen un gobierno de unidad.
10) Israel no quiere que los palestinos aboguen por BDS.
11) Israel no quiere una solución de dos Estados.
12) Israel no quiere una solución de un solo Estado.
13) Israel no quiere que los palestinos vayan a la ONU.
14) Israel no quiere que los palestinos vayan a la Corte Penal Internacional.
15) Israel no quiere
Pero, por supuesto, los palestinos son los más irracionales.”

Todo parece indicar que si no hay un cambio milagroso en la actitud de la comunidad internacional (más allá de la retórica condenatoria), Israel una vez más consumará la carnicería sin que nada lo detenga y sin pagar ningún precio por ello. Esta vez la población de Gaza parece estar decidida a morir luchando dignamente antes que en la lenta agonía del bloqueo.

ACTUALIZACIÓN: Según el último reporte de UNOCHA (a las 8:00 AM del 21 de agosto):

  • el número de víctimas mortales es 2.030, de las cuales 1.444 han sido identificadas como civiles, según estimaciones preliminares [y alrededor de 500 son niñas y niños];

  • de los 3000 niños y niñas que han resultado heridos/as, alrededor de 1000 quedarán con lesiones o discapacidades de por vida (y se estima que varios centenares de miles requieren atención sicológica);

  • desde el 7 de julio, al menos 140 familias de Gaza han perdido de 3 a más integrantes, asesinados en el mismo incidente, resultando en un total de 735 fatalidades;

  • el número de personas desplazadas internamente es de 435.000, y se espera que crezca con la reanudación de las hostilidades. Actualización: a las 5:00 PM, la UNRWA informó que 23.000 personas más estaban buscando refugio en sus escuelas y en las 7 escuelas de la ANP.

El saldo de la ofensiva israelí al 18 de agosto, antes de que se reanudaran los ataques el día 19.

El saldo de la ofensiva israelí al 18 de agosto, antes de que se reanudaran los ataques el día 19.

Los derechos del pueblo palestino no son negociables, por Hanady Muhiar.
Gaza: Por qué no basta con un alto al fuego, entrevista a Raji Sourani, director del Centro Palestino de DDHH, en Gaza.
Mi petición al pueblo de Israel: liberaos a vosotros mismos liberando a Palestina, por el Arzobispo Desmond Tutu.
Las tres mentiras que ‘justifican’ la masacre en Gaza, por Chris Ryecart.
Territorios palestinos ocupados: “el mecanismo es la humillación, la degradación del otro”, entrevista a Raquel Ayora, de Médicos sin Fronteras.
Judíos sobrevivientes del Holocausto nazi condenan masacre en Gaza, por IJAN
Crímenes de guerra de Israel en Gaza: Amnistía y Human Rights Watch denuncian dificulta su investigación, por el Huffington Post
“Hay genocidio”, por el jurista judío-argentino Beinusz Szmukler.
‘The Guardian': La Haya, presionada por EE.UU. para no investigar crímenes de guerra israelíes
Acusamos a Israel, por Boaventura de Souza Santos.
Michel Warschawski: “Para Israel, el enemigo es la negociación”, entrevista de Sylvain Thévoz
Globalizing Gaza, por Jeff Halper (Comité israelí contra las demoliciones de casas)
10 things that have changed forever on Gaza, por Ramzy Baroud
Slaughter in Gaza: the lessons of history, por Salman Abu Sitta
It’s time for the ICC to rule on the conduct of the Israeli army, por Charlotte Proudman y Mark MacDonald
Debunking Israel’s 11 Main Myths About Gaza, Hamas and War Crimes, por Mehdi Hasan
Slaughter is not self-defense: The assault on Gaza and the corruption of language, por David Lloyd
What a rising demand for the sperm of IDF soldiers and a “fun” questionnaire reveal about Israel, por Ilan Pappe.
 
Familias de Gaza que perdieron a varios de sus integrantes o desaparecieron por completo.
Ver aquí una galería actualizada de fotos de manifestaciones por Gaza alrededor del mundo.
Brillante exposición de la activista y académica palestina Rania Masri en Raleigh, EEUU, el 6 de agosto (con subtítulos):
El cirujano noruego Mads Gilbert (voluntario en Gaza) entrevistado por el programa Hard Talk de la BBC (en inglés):
El periodista y escritor judío-americano Max Blumenthal describe el ambiente de incitación, extremismo y violencia que predomina en la sociedad israelí, y la naturaleza y orígenes del gueto de Gaza, y por qué Israel quiere mantenerlo así (en inglés):

 

Publicado en Derecho Internacional, Gaza, Hamas, Israel, Niños y niñas palestinas, Resoluciones de la ONU | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Cuatro videos poderosos sobre Gaza

Khuzaa: attack and aftermath“: documental de Al Jazeera sobre la masacre y crímenes de guerra cometidos por Israel durante el sitio a la localidad de Khuza en Gaza (en inglés, 45:47′):

El ataque a Gaza es asesinato, no guerra: discurso del gran periodista estadounidense Chris Hedges durante la operación “Plomo fundido”, pero perfectamente aplicable a la operación “Borde Protector” en curso (subtitulado, 7:05):

Mr. Obama, what is barbaric?: extraordinario discurso de la activista, académica y analista palestina Rania Masri durante un acto en Texas (subtitulado, 9:17′):

The human cost of Israel’s assault on Gaza“: Omar Baddar, del Institute for Palestine Studies, entrevista a Amer Shurrab, estudiante gazatí en EEUU, que perdió a ocho integrantes de su familia, residente en Khan Younis, en los ataques israelíes de 2009 y 2014 (en inglés, 20:05′):

Publicado en Apartheid, autodeterminación, Derecho Internacional, Gaza, Hamas, Israel, Limpieza étnica, Nakba, Niños y niñas palestinas, Refugiados/as, Resoluciones de la ONU | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios