Este pueblo es invencible


Notas de una visita a las Colinas del Sur de Hebrón

“Nunca nos iremos de nuestro hogar” (Carpa de la Resistencia, Silwan, Jerusalén Este)

Sumud” es una palabra árabe cargada de significados en Palestina. Quiere decir muchas cosas: resistencia, resiliencia, voluntad porfiada e inquebrantable de permanecer en la propia tierra, no importa lo que haga el enemigo para lograr que nos vayamos.

Esa idea poderosa se representa con la imagen del árbol de olivo fuertemente arraigado a la tierra, como los olivos milenarios que se ven en estas tierras, y que con frecuencia son incendiados, envenenados o cortados por los colonos judíos para hacer daño a las comunidades palestinas… pero allí están: los árboles y la gente.

Sumud’ no es solamente un concepto: es una actitud vital, una experiencia cotidiana en Palestina, que cualquier visitante puede percibir y comprobar empíricamente.

El sábado pasado estuve con una delegación de CPT visitando algunas aldeas de la región conocida como Colinas del Sur de Hebrón (South Hebron Hills). Es una de las regiones más remotas y poco pobladas de Cisjordania, ubicada enteramente en el Área C (es decir, bajo exclusivo control del ejército israelí, y donde la población palestina tiene prohibido construir, reparar o modificar cualquier estructura en su propia tierra, y vive bajo la constante amenaza de demolición). La región comprende 17 pequeñas aldeas con una población de unas 1.100 personas.

Los colonos israelíes empezaron a construir en la zona en los años Ochenta; actualmente hay más de una docena de colonias y sus expansiones, así como instalaciones militares. Por eso la población palestina sufre permanentemente el hostigamiento tanto de soldados como de colonos. El objetivo es siempre el mismo desde el origen del proyecto colonizador sionista, y se reduce a dos palabras: limpieza étnica. Hay que expulsar a la población nativa árabe para apropiarse de su territorio; desde el Mediterráneo hasta el Jordán (y si se puede más allá, también).

Cuando estábamos en Al-Tuwani nos enteramos que el día anterior había ocurrido graves incidentes (demoliciones y arrestos) en la aldea vecina de Um Fagarah. Por eso, después de pasar la noche en Susiya como teníamos previsto, a la mañana siguiente nos dirigimos hacia Um Fagarah.

Al llegar, encontramos un panorama desolador, pero lamentablemente frecuente en esa región y en otras de Cisjordania, sobre todo el Valle del Jordán y las comunidades beduinas que rodean a Jerusalén: dos casas y una mezquita habían sido reducidas a escombros por el ejército de ocupación. Una viuda y una familia de 20 integrantes habían perdido sus hogares, y la comunidad su lugar de oración.

Tal como informó CPT en un comunicado:

“El jueves 24 de noviembre, a  las 9 de la mañana, el ejército israelí con más de cinco jeeps y dos bulldozers entraron en la pequeña aldea y demolieron dos casas y la mezquita. Durante el procedimiento, arrestaron a una joven de 21 años y a su prima de 17.  Al cabo de una hora, se retiraron. Los soldados no presentaron ninguna orden de demolición ni dieron explicación alguna. Llegaron a una hora del día en que los hombres estaban trabajando fuera de la aldea, e insultaron a las mujeres llamándolas “putas”.”

Una de las mujeres cuyo hogar fue destruído nos recibió en la pieza que le cedieron sus familiares y nos relató lo ocurrido: cuando entraron en su casa y empezaron a tirar afuera todas las pertenencias, su hija de 21 años increpó a los soldados preguntándoles por qué hacían eso. La violenta respuesta fue que saliera del camino o iba a ser peor para ella. Como la joven respondió que no se iba a mover de allí porque esa era su casa, un soldado le arrojó gas lacrimógeno en la cara, y cuando cayó al suelo, los otros empezaron a patearla. Su madre intentó rescatar a la muchacha, pero los soldados la empujaron violentamente, y como resultado la mujer cayó y se quebró la pierna.

La prima de la joven, de 17 años, intentó traerle agua para aliviar los ojos inflamados por el gas, pero los soldados las arrestaron a las dos y se las llevaron. Tres días después seguían detenidas en Jerusalén en dependencias militares, y se rumorea que van a acusarlas de “atacar” a los soldados (todo vale en los tribunales militares de Israel). La madre terminó en el hospital, y cuando la visitamos nos mostró su pierna enyesada.

En medio de la angustia y la desolación reinantes, pudimos sin embargo comprobar el espíritu inquebrantable de este pueblo: la población de las aldeas vecinas y del centro urbano cercano -Yatta- fue llegando a lo largo del día para expresar su solidaridad. Mientras las mujeres se juntaban a tomar te y escuchar las respectivas historias de abusos y atropellos -en un círculo que tenía mucho de terapia grupal- los hombres empezaron de inmediato a cavar los pozos para echar los cimientos de la nueva mezquita. Integrantes de CPT y del ISM les acompañaron. Un grupo de estudiantes de la universidad de Al-Quds, y miembros de Al-Haq (la organización de derechos humanos) también se hicieron presentes.

Cuando nos fuimos, al final del día, habíamos recogido muchas historias; habíamos reído con niñas y niños y le habíamos sacado fotos a los bebés; habíamos tomado decenas de tazas de te dulce con las muchas familias que nos invitaron; habíamos sido agasajados con un generoso almuerzo de makluba (pues la hospitalidad palestina no desaparece junto con sus casas); habíamos visto la bandera nacional ondeando sobre las montañas de escombros, y a los hombres rezar al aire libre, junto al trazado de lo que será su nueva mezquita; y habíamos visto también cómo los cimientos de ésta empezaban a levantarse, justo el día en que se celebraba el Año Nuevo Islámico.

No creo que sean necesarias más palabras para explicar el título de esta nota. Las imágenes que siguen son suficientemente elocuentes.

Um Fagarah (Colinas del Sur de Hebrón). Detrás del bosque sobre la colina, la colonia judía de donde bajan a agredir a la comunidad palestina de pastores

Um Fagarah (Colinas del Sur de Hebrón). Detrás del bosque sobre la colina, la colonia judía de donde bajan a agredir a la comunidad palestina de pastores

La casa de la viuda convertida en escombros.

La casa de la viuda convertida en escombros.

La mezquita

La mezquita de Um Fagarah después del paso del bulldozer israelí

Su vivienda destruída, su pierna fracturada, su hija arrestada por protestar...

Su vivienda destruída, su pierna fracturada, su hija arrestada por protestar…

Te dulce y solidaridad femenina para aliviar el dolor...

Te dulce y solidaridad femenina para aliviar el dolor…

Las historias de agresiones de soldados y

Las historias de agresiones de soldados y “mustawtinin” (colonos) son inagotables…

... pero las mujeres todavía ríen, invitan con té y repiten:

… pero las mujeres todavía ríen, invitan con té y repiten: “No les tenemos miedo. No nos van a sacar de nuestra tierra”.

... y siguen dando vida a su pueblo. Abuelas tan jóvenes que parecen madres...

Y siguen dando vida a su pueblo. Abuelas tan jóvenes que parecen madres…

Niñas de Um Fagarah, creciendo en medio de la violencia de la ocupación

Niñas de Um Fagarah, creciendo en medio de la violencia de la ocupación

Las vecinas de Tuwani vienen a expresar su apoyo.

Las vecinas de Tuwani y Yatta vienen a expresar su apoyo.

Jóvenes y viejos trabajan para reconstruir la mezquita

Jóvenes, niños y viejos cavan el pozo para los cimientos donde construirán su nueva mezquita

Bajando los materiales para los cimientos de la mezquita

Bajando los materiales para los cimientos de la mezquita que ya están reconstruyendo.

Y los hombres rezan frente a las ruinas de su mezquita y junto al predio destinado a la nueva.

Los hombres rezan frente a las ruinas de su mezquita y junto al predio destinado a la nueva.

Hasta el tractor exhibe con orgullo el emblema nacional!

Hasta el tractor exhibe con orgullo el emblema nacional!

La bandera palestina flamea sobre los escombros de la casa demolida.

La bandera palestina flamea sobre los escombros de la casa demolida.

Aquí estamos, y seguiremos estando. Summud.

Aquí estamos, y seguiremos estando. Generación tras generación. Summud.

Fotos: María Landi.

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén).
Esta entrada fue publicada en Colinas del Sur de Hebrón, Colonias Israelíes ilegales, CPT, Demoliciones, Valle del Jordán y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s