A 66 años de al Nakba, una ‘catástrofe’ que no tuvo nada de natural

“La limpieza étnica sionista de Palestina no es una cosa del pasado, sino una campaña vigente que es ejecutada por tres brazos del Estado de Israel: el sistema educativo, una dedicada burocracia y las fuerzas de seguridad.” Miko Peled (judío palestino nacido en Jerusalén. Artículo en este blog: La limpieza étnica de un pueblo inventado).

 

Hace dos años publiqué el post “Voces e imágenes sobre al-Nakba“, donde incluí varios videos documentales con narración, testimonios y análisis sobre la tragedia que trastocó para siempre la historia de un pueblo y de una región: la limpieza étnica de la población nativa árabe de Palestina, y el triunfo del proyecto de colonización y ocupación sionista, materializado en la creación del Estado de Israel. (Ver también el post de 2013).

El 15 de mayo de cada año, mientras los israelíes celebran eufóricos su “independencia”, diez millones de palestinas y palestinos repartidos por el mundo -o viviendo bajo ocupación- rememoran la violenta campaña ejecutada por las milicias sionistas que les despojó de sus hogares y sus propiedades, sus tierras y sus industrias, sus olivos, naranjos y limoneros, sus rebaños y viñedos, sus terrazas cultivadas y sus casas de piedra, sus ciudades antiguas y sus puertos dinámicos, sus mezquitas e iglesias, sus puestas de sol sobre el Mediterráneo, su cultura milenaria, sus bibliotecas y teatros, sus lugares sagrados, sus olores, colores y sabores, sus seres queridos y su apacible vida cotidiana.

Su historia, su arquitectura, sus paisajes, su lengua y su identidad fueron borrados, negados y sepultados para construir sobre ellos la historia mítica y excluyente del “pueblo elegido” y su nuevo y vibrante Estado. Académicos, historiadores, arqueólogos y rabinos se pusieron al servicio del proyecto sionista para convertir la religión en historia y justificiar su derecho exclusivo a la “tierra prometida”, des-arabizándola y judaizándola a la fuerza, mediante un despojo y una negación que nunca cesaron.

Desde entonces, y a lo largo de tres o cuatro generaciones, una gran parte de los cinco millones de palestinas y palestinos en el exilio viven como parias, hacinados en miserables campos de refugiados, sin patria, sin gobierno, sin ciudadanía, sin trabajo, sin derechos, sin futuro a la vista; la inmensa mayoría, en los países árabes vecinos, a pocos kilómetros del país natal al que los apropiadores no les permiten regresar (o ir a conocer en el caso de las nuevas generaciones) ni siquiera de visita, simplemente porque el Estado judío les considera una “amenaza demográfica”.

Imágenes de sobrevivientes de al Nakba en el campo de refugiados/as de Jabaliya, Gaza (Reuters).

Imágenes de sobrevivientes de al Nakba en el campo de refugiados/as de Jabaliya, Gaza (Reuters).

Y cada año recordamos también la hipocresía, la complicidad y la cobardía de la comunidad internacional -en especial la Europa colonialista y EEUU- que permitieron la campaña sionista de limpieza étnica y aceptaron a sus perpetradores en el seno de la ONU sin pedirles cuentas ni exigirles absolutamente ningún tipo de reparación o rectificación.

Símbolo de al Nakba (Reuters)

Símbolo de al Nakba (Reuters)

Hasta el día de hoy Israel continúa sin cumplir una sola de las muchas resoluciones con las que la ONU intentó tibia y vanamente reparar el error y la injusticia cometidas contra el pueblo palestino (después de haber permitido que Israel creciera como el matón del barrio que aterroriza a sus vecinos y al que nadie se atreve a ponerle límites). Las familias palestinas siguen fragmentadas y dispersas, sus tierras siguen siendo robadas día tras día, las ancianas y ancianos siguen guardando y pasándole a la siguiente generación las llaves de las casas que ya no verán antes de morir, porque fueron destruidas o apropiadas por familias judías que llegaron a ocuparlas desde todas partes del mundo.

Ver aquí una extensa galería de fotos de al-Nakba en el sitio de BADIL, la ONG palestina dedicada a los derechos de las y los refugiados (pinchar en cada ícono para ver la serie completa).

Por otro lado, historiadores, sociólogas, geógrafos, cineastas, comunicadores, fotógrafas, artistas visuales han trabajado para contrarrestar la negación y ocultamiento de la Nakba, recuperar la historia de Palestina antes de 1948 y dar a conocer lo que fue realmente una operación masiva de limpieza étnica (y no una “guerra de independencia” según la narrativa israelí).

Entre los muchos materiales disponibles para profundizar el conocimiento de la Nakba, recomiendo especialmente el libro imprescindible del historiador israelí Ilan Pappé La limpieza étnica de Palestina (2006) y los trabajos de los historiadores palestinos Nur Mashala, Adulwahab al Kayyali, Salman Abu Sitta, Walid Khalidi. De este último, recomiendo (incluso para quienes no leen inglés) el libro Before Their Diaspora, descrito como “un viaje visual a la Palestina anterior a 1948. Cada aspecto importante de la sociedad palestina vuelve a la vida en las casi 500 fotografías, cuidadosamente seleccionadas entre las miles que existen en colecciones privadas y públicas dispersas por todo el mundo.” El Institute for Palestine Studies (que desde 1963 documenta, investiga, analiza y publica sobre la historia y la realidad palestinas) hizo un trabajo estupendo de digitalización y presentación didáctica del libro de Khalidi. 

Manifestación en Hebrón en conmemoración de al Nakba.

Manifestación en Hebrón en conmemoración de al Nakba.

Otros proyectos valiosos e interesantes son:

  • el proyecto de historia oral Palestine remembered (que recoge testimonios filmados de sobrevivientes de la Nakba, hoy refugiados/as);
  • el proyecto Ongoing Nakba Education Center, de la ONG palestina BADIL (que ofrece distintos recursos para educar sobre la Nakba pasada y actual);
  • el proyecto Towards a Common Archive del cineasta Eyal Sivan (que recoge testimonios de ex integrantes de las milicias sionistas que perpetraron la masacre);
  • el trabajo de la ONG israelí Zochrot, que se propone instalar el tema de la Nakba en la sociedad israelí, realizando tours educativos a las aldeas destruidas, intervenciones en lugares y fechas de conmemoración oficial, charlas y cursos. Zochrot lanzó estos días una aplicación para iPhone (iNakba, subtitulada “La tierra invisible”) que permite ubicar en el mapa las aldeas y pueblos palestinos destruidos, su historia, geografía, testimonios de sus habitantes, etc.
  • el proyecto de digitalización y exhibición de más de medio millón de imágenes que integran el archivo de UNRWA (agencia de la ONU para las y los refugiados palestinos), inaugurado en noviembre pasado en Jerusalén.  Ver en la web especial de UNRWA una muestra de la colección de fotos y videosEl largo viaje hacia Palestina”. Ver aquí una selección de videos del archivo digital de UNRWA.
Conmemoración de al Nakba 2014 en Beit Hanun, Gaza (Nora F. Espino)

Conmemoración de al Nakba 2014 en Beit Hanun, Gaza bloqueada (Nora Fernández Espino)

Para terminar, comparto otros videos (con subtítulos en español) que complementan los del post mencionado arriba, esta vez más cortos, en una línea más testimonial. Y el último, para mostrar que la Nakba continúa hoy en todo el territorio de la Palestina histórica, a través de las políticas de limpieza étnica, desplazamiento, demoliciones y robo de tierras de las comunidades palestinas. “Nunca terminamos el trabajo de 1948” han dicho los líderes sionistas. Lo cual no significa que hayan dejado de intentarlo.

Una conmovedora sucesión de fotografías para echar por tierra el mito mentiroso con el que los sionistas justificaron la apropiación de Palestina: “una tierra sin gente para un pueblo sin tierra” (10′):
Por contraste, una pavorosa sucesión de imágenes de al Nakba (7:54′): 
Un fragmento de un excelente documental que explica lo que verdaderamente pasó y es el origen de este conflicto, con aportes de analistas como Phyllis Bennis, Alison Weir, Ilan Pappe, Noam Chomsky (9:50′): 
La limpieza étnica relatada por sobrevivientes de la Nakba, hoy refugiadas y refugiados (23′):
Testimonio de un sobreviviente de al Nakba, hoy residente en el campo de refugiados/as de Jabaliya, Gaza (10:44′): 
From Al-Araqib to Susiya (en inglés), realizado por Jenny Nyman para ADALAH. Limpieza étnica y desplazamiento forzado hoy, a ambos lados de la Línea Verde (15′): 
Nota: Gracias a Javier Villate y su blog Disenso por la referencia a dos de los videos compartidos aquí.
Anuncios

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén). Es columnista del portal Desinformémonos, corresponsal del semanario Brecha, y escribe en varios medios independientes y alternativos.
Esta entrada fue publicada en Derecho Internacional, Israel, Limpieza étnica, Nakba, Refugiados/as, Resoluciones de la ONU y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s