Voces desde Gaza: Mi ciudad ardiendo pacíficamente

Nuestra Gaza es un sueño de esperanza

 

Nayrouz Qarmout*

26 de julio de 2014

Una llama en mi interior, una burbuja de color naranja brillando de rabia, el ruido matándome. La soledad y el cohete explotan al mismo tiempo, la burbuja se expande hasta incluir a toda la ciudad. El sonido de la explosión se hace más fuerte, más violento dentro de mí; la ciudad arde. Las imágenes de la ciudad se trituran y desgarran en mi interior, las palabras se estremecen, los vidrios se hacen añicos, y cada astilla de cristal contiene una imagen del suceso.

Un niño está listo para nacer en la curva del vientre de su madre; su corazón estalla fuera del de su madre, que lo protege. El corazón se parte en dos, es un segundo parto. El misil estalla en las entrañas de la madre, pero no es lo suficientemente omnipotente para escuchar los latidos del corazón inocente, y éste oye sólo el sonido de la explosión, que lo trae al mundo.

Las familias se unen en oración y devoción, en comunión con el Señor y creyendo sin dudar en sus sueños y su seguridad. En una habitación sus cuerpos vuelan, las piedras del edificio caen al tiempo que las historias colapsan, y hay escombros y cadáveres y cenizas grises.

Cuatro niños corren riendo hacia el sonido del mar, sin miedo a los acorazados y los aviones de guerra, pensando que su inocencia infantil los protegerá. Su risa resuena, la pureza de sus pies mientras corren por la arena. No prestan atención cuando los proyectiles disparados desde la nave de guerra los hacen pedazos.

Amir Schiby

Amir Schiby

Un niño inocente en una cama de hospital espera a un padre que no volverá, a una madre que no lo va a acariciar de nuevo. Ambos están muertos. Duerme en la tranquilidad de Dios, sin darse cuenta de la tragedia que le espera cuando se entere de que no regresarán en carne y hueso, que ahora no son más que memoria y dolor.

Una niña de cara inocente, ojos brillantes, rostro como la luna, piel suave perforada por la metralla, el dolor quemando la belleza, pidiendo ayuda a gritos: ¡no me quemen!

Las paredes tiemblan, las ventanas vibran, el calor se intensifica. Es el calor de la guerra. Los drones como insistentes grillos nocturnos, y los corazones se retiran de las ventanas, por temor a la muerte. La muerte se acerca, no le teme a las ventanas. Ellos miran al cielo, el horizonte se los lleva hacia las alturas, sostiene sus almas más allá del mar, sobre las olas, para que comprendan la esencia de las alas elevándose. Nuestras almas están unidas mientras vuelan.

Los estudiantes aprueban sus exámenes, los certificados con los nombres de los graduados se convierten en partidas de defunción. Las universidades se vacían de ellos antes de que  hayan puesto un pie en el campus.

La gente duerme afuera, expuesta, en el descampado y en las escuelas vacías. Se dispersan cuando llega la advertencia de destrucción de sus hogares. Los días y las noches se suceden mientras el horror continúa, pero de alguna manera es importante estar allí cuando sus casas son destruidas, cuando se quema la tierra, cuando los árboles y los cultivos son destrozados.

El sonido del miedo, la gente gritando, aferrándose a las imágenes en fragmentos de cristales, como si fueran lirios que llevarán sus almas al paraíso. Llorando, alegrándose, dudando, lanzando misiles sin explotar a una distancia segura, buscando mensajes de paz perdidos.

Un círculo de fuego, un fuego que arde, un misil que explota. Pero la ciudad se esconde dentro del cohete; un misil de muerte, con vida oculta en su interior. El cohete no lo sabe, pero la ciudad lo sabe. Pues un grano de arena del mar de Gaza no se encenderá, excepto como esperanza en el corazón que late bajo una ola que despierta el amor a la vida, y bajo la sal que le lleva el aliento de la esperanza.

1150175_10151557052542073_1333982250_n

* Nayrouz Qarmout trabaja en el Ministerio de Asuntos de la Mujer en Gaza y es autora de numerosos artículos, cuentos y guiones. Su trabajo aparece traducido al inglés en The Book of Gaza.
Publicado en Electronic Intifada. Traducción del inglés: María Landi.

 

Documental de Al Jazeera: Shujayea: Massacre at Dawn (22:40′, inglés):

 

Ver aquí dos reportes de la cadena NBC News sobre el saldo de los ataques recientes y el testimonio de Chris Gunnes, portavoz de UNRWA:
http://www.nbcnews.com/nightly-news/his-family-loved-him-father-searches-son-ruins-n165851

 

Anuncios

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén). Es columnista del portal Desinformémonos, corresponsal del semanario Brecha, y escribe en varios medios independientes y alternativos.
Esta entrada fue publicada en Gaza, Hamas, Israel, Limpieza étnica, Niños y niñas palestinas, Resoluciones de la ONU y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s