Cara o cruz, ante la justicia del ocupante tú siempre pierdes

Foto Settlement Watch East Jerusalem

En azul, las colonias judías en Al-Khalil (Hebrón). Kiryat Arba, a la derecha (Foto Settlement Watch East Jerusalem).

por Jonathan Cook*

 

Traducción: María Landi

 

Ayer se me ocurrió una idea para explicar en un breve relato la implacable demencia que significa la ocupación para los palestinos y palestinas de a pie. Díganme qué les parece.

En mi historia, hay una familia palestina -vamos a llamarles los Jaabari- que vive junto a una colonia judía -llamémosla Kiryat Arba- cerca de Hebrón, bien adentro de la Cisjordania ocupada por Israel.

Un día, los colonos deciden construir una sinagoga en el terreno privado de la familia, en un intento de obligarla a abandonar su tierra.

Esta familia decide quedarse en su tierra. Por desgracia, no tiene otra manera de detener el robo de la tierra que ha pertenecido a los Jaabari por generaciones que no sea apelando al sistema legal israelí. Así, solicitan a la Suprema Corte de Israel que ordene la demolición de la sinagoga.

En la sala del tribunal, los colonos argumentan que la tierra no está bajo control de Kiryat Arba -pues es propiedad privada palestina-, y que por lo tanto está fuera de la jurisdicción del tribunal; los jueces no tienen derecho a emitir un fallo en este caso, afirman.

El tribunal no está de acuerdo y dice que la tierra sí está bajo control de Kiryat Arba -es decir, los jueces consideran a la tierra como parte de Israel[1]– y por lo tanto, el tribunal puede emitir un fallo. El veredicto de los jueces es un triunfo de la justicia: la sinagoga debe ser demolida.

Sin embargo, ahora que los colonos tienen un pedazo de papel con la decisión del tribunal que afirma que la tierra es de Kiryat Arba, pueden cobrarle a la familia palestina los años de atraso en el pago de impuestos a la propiedad por valor de 22.000 dólares -más de lo que la familia gana en varios años. Si no pagan, los colonos se apoderarán de la tierra y la venderán.

Si sale cara, los Jaabari pierden; si sale cruz, también. Esa es la justicia de los ocupantes israelíes.

¿Qué piensan? ¿Fui demasiado lejos con mi historia? ¿Demasiado loca para ser creíble?

O simplemente he plagiado esta historia del The Times of Israel, donde se informa que exactamente esto acaba de pasarle a la familia Jaabari.

[1] En el sistema israelí, las colonias judías ubicadas en territorio palestino ocupado se rigen por la legislación israelí.
* Jonathan Cook es un periodista británico residente en Nazaret. Fuente: Occupier’s justice: heads and tails you lose

N. de la T: Kiryat Arba (fundada en 1968) es una gran colonia urbana de 7600 habitantes, situada en las afueras de Hebrón/Al-Khalil, y famosa por el extremismo de sus moradores. De allí salió Baruch Goldstein, el colono judío-estadounidense que en 1994 masacró a 29 palestinos cuando rezaban en la mezquita de Abrahán. Goldstein es venerado como héroe y mártir en Kiryat Arba, donde sus vecinos erigieron un memorial en su honor. (N. de la T.).

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén).
Esta entrada fue publicada en Colonias Israelíes ilegales, Hebrón/Al-Khalil, Israel y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cara o cruz, ante la justicia del ocupante tú siempre pierdes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s