Tras 66 días en huelga de hambre, la vida del periodista Mohammed al-Qeeq está en grave peligro

La esposa de Al-Qeeq con un poster exigiendo su libertad.

Como es habitual en los presos en detención administrativa o huelga de hambre, a la esposa, hijos y familiares de Al-Qeeq no se les permite visitarlo, a pesar de estar al borde de la muerte.

El periodista palestino Mohammed al-Qeeq, preso sin cargos ni juicio (en lo que Israel llama “detención administrativa”), lleva 66 días en huelga de hambre y se encuentra internado en estado crítico en el hospital israelí HaEmek.

A pesar de su grave estado de salud, al-Qeeq está decidido a continuar la huelga de hambre hasta conseguir su libertad. Ashraf Abu Sneinah, su abogado, dijo que ha perdido la conciencia en reiteradas ocasiones y ha perdido más de 30 kilogramos de peso.

Al-Qeeq (33) es corresponsal de Al-Majd TV. Las autoridades israelíes han ordenado mantenerlo en detención administrativa por seis meses, sin cargo ni juicio. A pesar de su grave estado de salud, se lo mantiene con ambas piernas y un brazo esposados a la cama del hospital, y está bajo custodia de guardias israelíes que reiteradamente traen comida a su habitación y comen frente a él. La organización Médicos/as por los DDHH-Israel (PHRI) informó que se les prohibió visitar y examinar a Al-Qeeq, a pesar de que tenían visita autorizada y agendada para el día 27 de enero. “PHRI condena la decisión del hospital HaEmek, que es reflejo de la conducta inadecuada que describió Al-Qeeq hasta hoy: el tratamiento forzado y la presión para que ponga fin a la huelga de hambre”, afirmó el grupo.

Amnistía Internacional también se refirió a la detención de Al-Qeeq: “De la única manera que Mohammed al-Qeeq considera que puede protestar su detención sin cargos es con su cuerpo”, dijo a la cadena Al Jazeera Sunjeev Bery, director de incidencia para Medio Oriente y Norte de África en Amnistía Internacional-EEUU. “Bajo la detención administrativa, los presos palestinos ignoran por qué se los ha arrestado o cuándo podrían ser liberados.”

La misión de la Unión Europea en Jerusalén y Ramala emitió un comunicado “expresando su preocupación permanente por el uso generalizado de la detención administrativa sin cargos formales por parte de Israel.” Además del caso de Al-Qeeq, la declaración subrayó la detención administrativa de Eteraf Rimawi, del Centro de Investigación y Desarrollo Bisan, y de Mohammed Abu Saja, docente de la Escuela Palestina de Circo.

 “La UE exhorta a respetar plenamente las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos para todos los prisioneros. Las personas detenidas tienen derecho a ser informadas de los cargos que motivan su detención, así como a que se les garantice asistencia legal y un juicio justo”, concluyó la declaración.

Previamente, Reporteros sin Fronteras emitió una declaración sobre el periodista detenido: “RSF está preocupada no sólo por las condiciones de su detención, sino también por la falta de claridad sobre las causas de su arresto. RSF no está en condiciones de verificar dichas razones, pero hace notar la falta de toda acusación formal y el oscuro procedimiento utilizado para mantenerlo detenido. Por lo mismo, exhorta a las autoridades israelíes a ponerlo en libertad y a garantizar que la investigación sea transparente e imparcial.”

Mientras tanto, el apoyo popular a Al-Qeeq está creciendo a medida que su huelga de hambre se intensifica. En New York, la organización Samidoun Palestinian Prisoner Solidarity Network y activistas afines realizan una protesta hoy viernes 29 de enero ante las oficinas de G4S, la empresa multinacional de seguridad que brinda equipamiento y servicios de seguridad a las prisiones y los checkpoints israelíes, para exigir la inmediata liberación de Al-Qeeq. También el viernes Inminds organizó una protesta ante la sede de la BBC en Londres, exigiendo su libertad y denunciando el silencio de los medios hegemónicos sobre el caso.

En EEUU, American Muslims for Palestine (AMP) también exigió la inmediata libertad de Al-Qeeq en un pronunciamiento donde exhorta a las y los simpatizantes a contactar al Departamento de Estado sobre el caso. “Si bien AMP condena la detención de todos los presos y presas palestinas, el uso de la detención administrativa es particularmente escandaloso porque niega a la persona las garantías del debido proceso, lo cual constituye una afrenta a los valores democráticos”, dijo el Dr. Hatem Bazian, coordinador de AMP.

En Bil’in, Palestina ocupada, la protesta semanal del Comité de Coordinación de la Lucha Popular (PSCC) estuvo dedicada a Al-Qeeq. Como es habitual, la manifestación fue reprimida con gases lacrimógenos por los soldados israelíes. También hubo protestas en Ramala, Al-Jalil (Hebrón) y Nablus exigiendo la inmediata libertad para Al-Qeeq.

Foto sin crédito tomada de Resumen Latinoamericano

Foto sin crédito tomada de Resumen Latinoamericano

ACTUALIZACIÓN: al cumplir 70 días en huelga de hambre, Al-Qeeq ya perdió el habla, pero pudo escribir su última voluntad: pidió ver a su esposa e hijos antes de morir, y ser enterrado junto a su madre. Las movilizaciones dentro y fuera de Palestina han crecido, pero el régimen sionista se niega a poner fin a la detención administrativa de Al Qeeq, condenándolo así a la muerte.

Protestas en Ramala, Jerusalén, Londres, Berlín y New York exigiendo la libertad de Mohammed Al-Qeeq y demás pres@s palestin@s:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


¡ACTUEMOS!

  1. Contacten a sus gobiernos para exigirles que rompan su silencio sobre Al-Qeeq y los demás presos y presas políticas palestinas, así como su pasividad y complicidad ante las violaciones de derechos humanos de las y los palestinos.

  2. Protesten ante las embajadas y consulados de Israel, o en cualquier espacio público, para exigir la libertad de Mohammed al-Qeeq.

  3. Informen y difundan públicamente el caso de al-Qeeq en sus comunidades, espacios, redes y medios.

  4. Súmense a la campaña global de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel, y denuncien a las empresas cómplices de sus crímenes. En especial, el gigante de seguridad G4S, que brinda equipamiento y servicios de seguridad en cárceles, checkpoints, unidades militares y policiales de la ocupación israelí.

Publicado por Samidoun el 29/1/2016. Traducción: María Landi
Ver también:
Un llamado urgente en defensa del periodista palestino que está al borde de la muerte 
El periodista palestino al-Qiq mantendrá la huelga de hambre «hasta ser liberado o morir»
Un periodista palestino encarcelado en Israel seguirá su huelga de hambre ‘hasta ser liberado o morir’

 

Palestina-periodista-preso-niños

La esposa de Mohamed Al Qeeq y sus hijos durante una rueda de prensa en su ciudad Dura,  al sur de Al-Jalil/Hebron, el 20/1/16 (EFE Abed Al Hashlamoun)

 

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén).
Esta entrada fue publicada en presos políticos palestinos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s