Mohammed Al-Qeeq puede morir en cualquier momento

 

Mohammed Al-Qeeq en el hospital HaEmek de Afula.

Mohammed Al-Qeeq en el hospital HaEmek de Afula.

El periodista Mohammed Al-Qeeq (33), en huelga de hambre desde el 25 de noviembre de 2015 (y en detención administrativa desde el 21 de ese mes), está a punto de morir. Las autoridades israelíes, intentando que termine la medida de protesta para evitar un prisionero mártir, primero le ofrecieron suspender la detención administrativa hasta que se recupere, y luego le ofrecieron liberarlo el 1º de mayo, pero él rechazó ambas ofertas. Su exigencia es ser liberado incondicionalmente y de manera inmediata, y ser trasladado a un hospital palestino de Cisjordania. Mientras tanto, se niega a recibir ningún tipo de tratamiento en el hospital donde está retenido, en Afula (Galilea).

Las dos ofertas hechas por Israel son una prueba clara de que su detención es arbitraria y sin fundamento, como señaló Amnistía Internacional: si hubiera motivos para procesarlo, no estarían ofreciéndole ser liberado con condiciones.

Jihad Abo Raya, uno de sus abogados, afirmó: “En el Derecho penal una persona está detenida o tiene libertad de movimiento. Pero para los presos palestinos, la Corte [de Israel] ha creado algo nuevo: sostiene que Mohammed al-Qeeq ya no está bajo detención administrativa, pero al mismo tiempo le prohíben abandonar el hospital israelí de Afula“. La situación ambigua en que se encuentra ha permitido que -contra la práctica habitual en todos los casos de presos palestinos hospitalizados- sus abogados, periodistas y activistas de solidaridad lo puedan visitar. Sin embargo, las autoridades israelíes le han negado a su esposa Faiha el permiso para ‘entrar a Israel’ y estar junto a él.

En este video se ve a Al-Qeeq en grave estado; ese día, según testigos, estuvo a punto de morir: 

Hanan Jatib, otra de sus abogadas, explica que según los médicos Al-Qeeq puede morir en cualquier momento de un ataque cardíaco, y transmite el mensaje de Mohammed, que ya casi ha perdido el habla: afirma que todo lo que Israel ha hecho contra él es ilegal, incluida su detención administrativa. Y que se niega a recibir tratamiento y a poner fin a la huelga de hambre mientras no le permitan trasladarse a un hospital palestino fuera de Israel: 

 

La esposa de Al-Qeeq, a quien no han permitido visitarlo, junto a uno de sus dos hijitos.

Faiha, la esposa de Al-Qeeq, a quien no le han permitido visitarlo, junto a uno de sus dos hijitos.

Hoy, 10 de febrero, acabo de chatear con mi querida amiga palestina, la talentosa artista Rana Bishara. Ella está en Galilea y todos los días va al hospital de Afula para estar junto a Mohammed. Su corazón demasiado sensible está destrozado, pero no puede dejar de ir para estar cerca. También está participando en los esfuerzos para lograr trasladarlo a un hospital palestino.

Rana me dijo que Mohammed es una de las personas más íntegras, lúcidas y valientes que ha conocido en su vida. Y que está conciente y ha recibido y agradece todos los mensajes de solidaridad. También los que, aun respetando su decisión, le piden que ponga fin a la huelga de hambre, porque su pueblo y su familia lo necesitan vivo. Rana le llevó el del cura Manuel Musallan de Birzeit (que vivió muchos años en Gaza), y él conmovido le dijo que Manuel es “el padre de la resistencia y la dignidad”. A través de ella yo también pude mandarle un mensaje de apoyo.

También me contó que por primera vez en muchos años volvió a pintar flores: le llevó estas amapolas silvestres (‘hanun’ en árabe) y él se las agradeció conmovido; le dijo que le recuerdan su infancia feliz y apacible. La pintura está colgada en su habitación y él la muestra a quienes lo visitan.

A mí me hizo recordar lo que me contaron en mi primera estadía en esa tierra: la gente dice que cada pequeña hanun que florece en los campos de Palestina en primavera es el alma de un mártir que renace. ¿Cómo no creerlo, en esa tierra de resurrección?

El otro dibujo también fue hecho por ella estos días, y no necesita explicación. Sólo decir que Rana es cristiana y del pueblo de Tarshiha, en el norte de Galilea, mientras que Mohammed y su familia son musulmanes y de Dura (Hebrón), en el sur de Palestina.

 

Pinchar en las fotos para verlas en tamaño más grande.

 

 

Anuncios

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén). Es columnista del portal Desinformémonos, corresponsal del semanario Brecha, y escribe en varios medios independientes y alternativos.
Esta entrada fue publicada en Israel, presos políticos palestinos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mohammed Al-Qeeq puede morir en cualquier momento

  1. Nestor dijo:

    es inhumano el trato que recibe este periodista Palestino por parte del estado sionista genocida de Israel, le rogaría que ponga fin a su medida de fuerza, porque Palestina lo necesita vivo ya que se ha convertido en un símbolo de la resistencia, y vivo su lucha será mas efectiva.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s