Nakba 71: más voces, imágenes y recursos

 

Palestinas marchan en Ramala durante la conmemoración de la Nakba (2017).

El 71° aniversario de la Nakba o catástrofe palestina se conmemora en todo el mundo, especialmente en el territorio de la Palestina histórica y en los campos de refugiados de Jordania, Líbano y Siria, donde tres o cuatro generaciones de refugiados/as palestinos/as continúan reivindicando su innegociable derecho al retorno; un derecho garantizado por la ONU pero que el Estado de Israel continúa negándoles. También las comunidades palestinas de la diáspora en los cinco continentes recuerdan la fecha en que sus antepasados perdieron su patria, y reclaman el derecho a recuperarla.

El proyecto sionista de colonización de asentamiento que hace un siglo se propuso acabar con la población palestina y sustituirla por población judía traída de todas partes del mundo no ha logrado su objetivo: el costo de mantener su régimen de opresión y judaización violenta es cada vez más alto. Y la demografía es su peor enemigo: los últimos censos revelan que más de la mitad de la población que vive entre el Mediterráneo y el Jordán no es judía, sino árabe palestina. El empecinamiento de Israel en ser un Estado donde sólo la población judía tiene derecho a la autodeterminación (como lo afirma la ley constitucional del Estado-Nación Judío de 2018) hace que ya no haya argumentos para negar la realidad de que Israel es un Estado de Apartheid.

Hoy 15 de mayo Amnistía Internacional hizo pública una declaración donde afirma: “El hecho de que Israel no respete el derecho al retorno de las y los palestinos que se vieron obligados a huir de sus hogares en 1948 es una violación flagrante del Derecho Internacional que ha alimentado durante décadas el sufrimiento masivo de esa población palestina refugiada en toda la región”. “Más de 70 años después del conflicto que siguió a la creación de Israel, las y los refugiados palestinos que se vieron obligados a abandonar sus hogares y fueron despojados de sus tierras siguen enfrentándose a las devastadoras consecuencias de ello”, manifestó Philip Luther, Director de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el norte de África.

En ocasión del aniversario la organización también estrenó un sitio web dedicado a la Nakba: 70+ Years of Suffocation, con potentes imágenes y testimonios que relatan las desgarradoras historias de personas refugiadas que viven en los Territorios Ocupados, en Jordania y en Líbano.

Las conmemoraciones de la Nakba este año están teñidas de la campaña de boicot al popular concuso de Eurovisión, a punto de inaugurarse esta semana en Tel Aviv. Sobre el alcance y los motivos de esta campaña me ocuparé en una próxima entrada.

Sabemos que las voces de los pueblos oprimidos difícilmente son escuchadas; sobre todo cuando son acalladas y negadas −como en este caso− por una narrativa del vencedor tan poderosa como es la del movimiento sionista en todo el mundo. Si hay un día para dar la palabra al pueblo palestino, es el 15 de mayo. Por eso comparto abajo un texto emotivo de la poeta Darin Tatur (Galilea) y un poema del director teatral Abdelfattah Abusrur (Belén).

Completo esta entrega con
video de Adalah y USCPR donde jóvenes palestinxs de Galilea, Cisjordania y Nueva York dicen lo que significa hoy la Nakba para ellxs;
video de IMEU sobre la vida en Palestina antes de la expulsión, y el presente (1:22, en inglés);
video de Quds News Network con imágenes de Palestina antes de la Nakba (3 minutos, en inglés);
video de 6 minutos de Quds News Network explicativo sobre la Nakba (en inglés, abajo);
video de IMEU sobre lo que significó la Nakba como ruptura de la vida cotidiana para las personas, familias y comunidades palestinas (3 minutos, en inglés);
libro para descargar: NAKBA. Palestina, 1948, y los reclamos de la memoria, editado por Ahmad H. Saadi y Lila Abu-Lughod (Buenos Aires 2017, Editorial Canaán y CLACSO);
– una colección de 45 impactantes fotos de archivo de la revista LIFE, tomadas por fotógrafos de la revista entre mayo y junio de 1948 en Palestina durante la guerra árabe-israelí y la limpieza étnica sionista que dio origen al Estado de Israel.

Se puede ver más textos, imágenes, videos y recursos pinchando en la etiqueta “Nakba” o poniendo la palabra en el buscador de este blog.

 


Nuestra Nakba y su Independencia


Darin Tatur*

El aniversario de la Nakba se celebra cada mes de mayo. Pero nosotras/os, las y los palestinos de 1948[1], vivimos la memoria de la Nakba en circunstancias diferentes a las de los demás palestinos/as. Aquí, desde el interior de Israel, aunque estamos profundamente arraigados en nuestra patria, podemos escuchar las sirenas que anuncian el comienzo de la celebración para quienes nos ocuparon. Sufrimos porque nos sentimos alienadas/os en nuestro propio país; gritamos y gritamos y nadie nos escucha.

Este año el Día de la Independencia de Israel se celebra el 9 de mayo (la fecha festiva sigue el calendario hebreo). Los israelíes celebran 71 años de independencia con picnics, fiestas y fuegos artificiales. Sin embargo, las y los palestinos lloramos este día como nuestra Nakba (o catástrofe en árabe): el comienzo de la limpieza étnica, la destrucción de nuestras aldeas y la creación de una población refugiada. Si bien el Derecho Internacional considera que la ocupación israelí del territorio palestino se aplica sólo a Cisjordania, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza, muchas y muchos ciudadanos palestinos de Israel, como yo, también consideramos que vivimos bajo ocupación. De hecho, al final de la guerra de 1948, la población palestina que permaneció dentro de Israel vivió bajo ocupación militar formal durante dos décadas.

El establecimiento de Israel se produjo mediante la destrucción de 531 localidades palestinas por las milicias sionistas y las primeras “Fuerzas de Defensa” [Ejército] de Israel. En la zona de Acre, 30 aldeas fueron destruidas, 64 aldeas en el distrito de Ramle, 31 en Bisan, 88 aldeas cerca de Beer Sheva, 46 en Gaza, 59 aldeas en torno a Haifa, 16 en la zona de Hebrón, 25 alrededor de Jaffa, 39 cerca de Jerusalén, seis aldeas cerca de Yenín, cinco aldeas aledañas a Nazaret, 78 en las afueras de Safad, 26 cercanas a Tiberíades y 18 en la zona de Tulkarem.

Es comprensible entonces que un nuevo aniversario de la Nakba sea conmemorado como aniversario del desarraigo, el desplazamiento, el terrorismo y la limpieza étnica. Son 71 años de sufrimiento, desplazamiento, y –en el mundo− 71 años de condena internacional sin resultado. El pueblo palestino sigue siendo uno de los pocos que vive como refugiado en su propia patria. Son 71 años de negación de derechos, durante los cuales nuestra tierra ha sido colonizada en su mayor parte por personas que vinieron de todas partes del mundo, afirmando que Palestina estaba vacía según el eslogan del siglo XX: “Una tierra sin gente para un pueblo sin tierra”.

En memoria de la Nakba…

Los israelíes celebran su Día de la Independencia, pero esto viene con la celebración del sufrimiento de nuestros antepasados, el desplazamiento de nuestra gente y el recuerdo de las masacres perpetradas contra nosotros/as a lo largo de los años.

Esta victoria se celebra a costa de lo que el movimiento sionista hizo en lo que llama su Guerra de Independencia: las milicias sionistas y más tarde el Ejército de Israel llevaron a cabo unas 70 masacres en las que murieron unas 15.000 personas, y destruyeron 531 localidades. Más de 6.000 israelíes murieron en los combates. En el presente, apenas el pasado fin de semana, las fuerzas israelíes mataron a 24 personas en Gaza, y las palestinas a 4 israelíes.

Hasta la fecha, toda la guerra de Israel ha creado una población refugiada palestina de 7 millones.

Celebrar la independencia de Israel significa celebrar a las y los palestinos que han sido encarcelados. La Oficina Central de Estadísticas de Palestina informa que desde 1967 hasta hoy, Israel ha detenido en algún momento a alrededor de un millón de palestinos. La misma Oficina calcula que desde 1948 hasta hoy, 100.000 palestinos/as y árabes han sido asesinados en el marco del conflicto con Israel, incluyendo 20.000 personas muertas en guerras en el Líbano.

Y no se habla del número de árboles que murieron desde la Nakba de 1948 hasta hoy. La Oficina Central de Estadísticas de Palestina estima que solo desde el año 2000 fueron arrancados alrededor de un millón de árboles en tierras propiedad de familias palestinas.

La memoria de la Nakba….

La saludamos con nuestras lágrimas y reprimimos nuestros dolores y pecados. La saludamos el mismo día en que los israelíes conmemoran el establecimiento de su Estado. Lo hacemos desde las cenizas de la Nakba hasta la lucha por permanecer en nuestra tierra, por preservar nuestro patrimonio y nuestra identidad, y para confrontar una serie de leyes autoritarias y racistas.

El día de su independencia, el día de nuestra Nakba: oh, qué duro y mortal es ese día. Caminamos por las calles de nuestras ciudades y vemos las pancartas israelíes decoradas en todas partes: en nuestras escuelas, en nuestras calles, en los coches y en las gasolineras… Estamos cansadas de esta vida y nos matan todos los días, mil veces, mientras los israelíes ondean banderas azules y blancas. Cuando les miramos, nos recuerdan a nuestros mártires, nos recuerdan a nuestros prisioneros tras las rejas.

Recordamos los hogares de nuestros antepasados destruidos, conmemoramos la Nakba con una marcha de retorno y visitas a nuestros pueblos desolados, enviamos mensajes de nostalgia a los refugiados y desplazadas que esperan regresar. Renovamos su lealtad y visitamos sus aldeas destruidas. Deambulamos por el suelo de nuestros pueblos y nos sentamos en las piedras que aún quedan entre los escombros de las casas que una vez estuvieron allí. Sufrimos en silencio y con orgullo y permanecemos, a pesar de que la libertad es sólo un sueño.

 

*Darin Tatur, palestina ciudadana de Israel nacida en Reineh, es poeta, fotógrafa y activista en las redes sociales. Pasó casi tres años encarcelada y bajo arresto domiciliario por ‘incitación y apoyo a organizaciones terroristas’ después de publicar su poema “Resiste, pueblo mío, resístelos” en las redes sociales. Texto publicado el 9 de mayo en Mondoweiss. Traducción: María Landi.

 


Nakba


Abdelfattah Abusrur*

Otra década, otro año, otro mes, otra semana, otro día, otra noche, otra hora, otro minuto, otro segundo, otro aliento, otro sonido, otra visión, otro latido del corazón.
Otra opresión, otra ocupación, otra injusticia,
Otra promesa, otra hipocresía, otra complicidad, otra violación, otra deportación, otra conspiración, otra tragedia, otra humillación, otro apartheid, otra colonia, otra resolución de la ONU…
Otra arrogancia, otra ignorancia
Otra declaración, otra difamación, otra segregación, otro aislamiento, otra orden….
Otra Nakba, una Nakba continua y todavía en curso…. N A K B A
Sin embargo, aquí estamos….
De pie, más grandes que las montañas
Más fuertes que nuestro opresor,
Más valientes que el ocupante
Profundamente arraigados en esta tierra de Palestina
No lloramos por nuestra miseria ni pedimos su compasión
Resistimos la deshumanización y esta violación
Dominamos el arte de la vida y la sabiduría de la Resistencia
Amamos a nuestros hijos y queremos que crezcan y vivan por su país,
Rechazamos la injusticia
Nos identificamos con quienes sufren por la injusticia
No estamos cegados por la injusticia que se nos impone, como para no ver otras injusticias en este mundo

Hagan lo peor posible: aquí estamos
Muestren su cara más repugnante: aquí estamos
Prueben sus últimas armas: aquí estamos
Experimenten su última tecnología destructiva: aquí estamos
Roben nuestro aire, o nuestro plato tradicional: aquí estamos
Violen nuestro espacio: aquí estamos
Sequen el mar y el río: aquí estamos
Asesinen nuestros olivos y nuestros naranjos: aquí estamos
Sofoquen el perfume de la salvia y el za’tar: aquí estamos
Confisquen nuestra última parcela de tierra: aquí estamos.
Bombardeen nuestra última casa: aquí estamos

¿No lo entienden?
Estamos aquí… aquí estamos…
Cada imagen que ven es nuestra
Cada voz que escuchan es nuestra
Cada sonido es nuestro
Cada suspiro que respiran es nuestro
Cada gota de lluvia que roban es nuestra.
Cada hogar que destruyen es nuestro
Cada espacio que ocupan es nuestro
Cada árbol que roban es nuestro
Cada perfume que huelen es nuestro.
Cada día que vivieron es nuestro
Cada día por venir es nuestro
Cada resistencia es nuestra
Cada sumud[2] es nuestra
Cada futuro es nuestro.

*Abdelfattah Abusrur nació en el campo de refugiados de Aida (Belén, Cisjordania); su familia fue expulsada tras la destrucción de su aldea por las milicias sionistas en 1948. Es educador social, director de teatro y fundador del centro cultural Al-Rowwad (Pioneros) en Aida. Poema publicado el 14 de mayo en su página de Facebook. Traducción del inglés: María Landi.

NOTAS
[1] Se llama así la población palestina con ciudadanía israelí (un 20% de la población de Israel). Son descendientes de las y los palestinos que lograron permanecer en el país después de la Nakba. (N. de la T.).
[2] Palabra árabe que significa resiliencia, tenacidad de resistir y permanecer.
Columna publicada en el portal Desinformémonos el 15/5/19.

Leer también:
Before Zionism: The shared life of Jews and Palestinians, por Noam Rotem
What my Palestinian family lost at Israel’s founding — and what it means for me, por Marya Hannun
The story of my family’s Nakba, por Nooran Alhamdan

“70 años de despojo”: cronología realizada por MAP  para el 70° aniversario de la Nakba en 2018.

 

Anuncios

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania. Es columnista del portal Desinformémonos y escribe en varios medios independientes y alternativos.
Esta entrada fue publicada en Israel, Limpieza étnica, Masacres israelíes, Nakba, Refugiados/as, sionismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.