Cuatro familias de Jerusalén Este pueden perder sus hogares este sábado

Entre ellas, la emblemática familia El-Kurd, protagonista del film
My Neighborhood

 

Mohammed El Kurd (22) es un brillante poeta y activista nacido en el barrio Sheikh Sharrah de Jerusalén Este el 15 de mayo de 1998, exactamente el día que se cumplían 50 años de la Nakba o catástrofe que marcó la destrucción de Palestina y la implantación de Israel sobre sus ruinas. Mohammed se convirtió en una figura pública cuando con solo 11 años protagonizó el premiado documental de Julia Bacha My neighborhood (Mi barrio, 2012), que relata el desalojo de familias palestinas de Sheikh Sharrah cuyas casas fueron entregadas a colonos judíos en 2009 tras procesos judiciales amañanados: según una ley aprobada en 1970 (tras la ocupación y anexión de Jerusalén en 1967), solo los israelíes judíos pueden reclamar propiedades en la ciudad que estaban en manos judías antes de la creación de Israel en 1948; la población palestina no tiene el mismo derecho a reclamar propiedades que pertenecían a familias árabes y hoy están en manos judías.
En el caso de la familia El Kurd, un tribunal israelí ordenó -en un fallo surrealista- que debía compartir su propiedad con los colonos judíos: éstos ocuparían la casa principal y delantera, y los El Kurd debían resignarse a vivir amontonados en la casita del fondo, más vieja y pequeña. Pero el proceso de despojo continuó mediante más argucias legales inventadas por los colonos, y hoy los El Kurd y tres familias más: Jaouni, Iskafi y al-Qasim están a punto de perder sus hogares y quedar en la calle. El siguiente es un mensaje urgente de Mohammed, precedido por el de la directora ejecutiva de Just Vision, la organización productora del mencionado documental.
Mohammed y su abuela Rifqa relatan la invasión de su casa por los colonos israelíes protegidos por los soldados:


Mensaje de Suhad Baba, Directora Ejecutiva de Just Vision –
17/11/20
Les escribo con una noticia urgente de Jerusalén Este que nos toca muy de cerca. Acaban de informarnos que se han emitido nuevas órdenes de desalojo a cuatro familias del barrio palestino de Sheikh Jarrah, y que podrían ser desalojadas por la fuerza este sábado.
Lamentablemente, esta es una historia que conocemos muy bien. Sheikh Jarrah fue el barrio donde estuvo la primera oficina de Just Vision, y en el transcurso de los años fuimos testigos de la devastadora toma del barrio por colonos judíos de derecha, respaldados por los tribunales y la policía israelíes. La experiencia de esta comunidad palestina fue relatada en nuestro breve documental de 2012: My Neighbourhood, y la familia El-Kurd −cuyo hijo adolescente Mohammed fue protagonista de la película− es una de las cuatro que pueden encontrarse sin hogar en sólo unos pocos días, y en medio de una pandemia.
Mohammed está observando los desgarradores acontecimientos desde su apartamento en Nueva York [donde está estudiando un master en escritura poética], imposibilitado de volver a casa debido a las restricciones de viaje por el COVID-19, y pide que compartamos esta historia en todas partes. Pueden leer su llamamiento personal −que tiene más contexto− a continuación.
Aunque estos casos en Sheikh Jarrah se presentan veladamente como un asunto legal, las motivaciones políticas son claras: esta última ronda de desalojos forma parte de un intento más amplio del Estado israelí de desplazar por la fuerza a la población palestina de sus hogares y tierras en Jerusalén Oriental y Cisjordania. El proceso es metódico y afecta a miles de vidas diariamente. Sólo el mes pasado, Israel se escondió bajo el frenesí mediático de las electoral en Estados Unidos para llevar a cabo la mayor demolición de viviendas y estructuras palestinas en una década, y ayer mismo anunció una nueva colonia, Givat Hamatos, que separaría definitivamente a Jerusalén Este de Belén.
Todo esto sucede bajo la mirada de Estados Unidos: las anteriores administraciones han hecho poco para hacer que el gobierno israelí rinda cuentas, y esta última administración le ha dado carta blanca para ejecutar acciones injustas como ésta.
Los tribunales israelíes podrían decidir el destino de la familia El-Kurd, y de varias otras, en cuestión de días. Y aunque las familias están apelando la decisión, sus posibilidades de éxito son extremadamente bajas.
Con los tribunales y la policía israelíes trabajando mancomunadamente con las organizaciones de colonos, la población de Sheikh Jarrah pide a aquellos sectores de la comunidad internacional preocupados por lo que está sucediendo que ayuden a aumentar la visibilidad y a presionar para detener los desalojos. ¿Pueden compartir esto ampliamente con sus redes?
Gracias, y si tienen sugerencias sobre cómo amplificar esta historia, por favor, pónganse en contacto.
Con determinación,
Suhad Babaa
Directora Ejecutiva, Just Vision

Mohammed en Estados Unidos (Facebook, 2018).


Mensaje urgente de Mohammed El Kurd – 13/11/20

Me dirijo a ustedes porque el hogar de mi familia en Sheikh Jarrah, Jerusalén, se enfrenta al peligro inminente de un desalojo forzoso y sin fundamento jurídico por parte del gobierno israelí y las organizaciones de colonos, al igual que otras 11 familias.

El 22 de octubre, el tribunal de primera instancia israelí dictaminó el desalojo de cuatro familias palestinas en Sheikh Jarrah: Jaouni, Iskafi, al-Qasim y la mía propia. El tribunal israelí también dictaminó que cada familia debe pagar 70.000 shekels en multas y honorarios para cubrir los gastos legales de los colonos israelíes. Este fallo significa que el 21 de noviembre perderemos nuestras casas. Nuestras vidas cuelgan de un hilo mientras los tribunales israelíes determinan si escucharán nuestra apelación.

El tribunal israelí se ha negado reiteradamente a discutir la propiedad de la tierra o a cuestionar la validez de los reclamos de las organizaciones de colonos mediante un tecnicismo legal. Como resultado, el tribunal ha hecho caso omiso de los documentos que demuestran la propiedad palestina de la tierra, que son anteriores a los proporcionados por las organizaciones de colonos. La probabilidad de que nuestra apelación cambie el fallo actual es extremadamente bajo.

Como algunos de ustedes ya saben, los colonos israelíes −respaldados por los tribunales y la policía israelíes− han sido implacables en el robo de nuestras casas en Sheikh Jarrah durante décadas. Sheikh Jarrah fue construido en 1956 por la UNRWA y el gobierno jordano después de que familias como la mía se convirtieran en refugiadas en la Nakba. En 2009, las casas de las familias Ghawi y Hannoun, así como la mitad de mi casa, fueron tomadas por colonos bajo la protección del ejército y la policía israelíes. Al día de hoy, un total de 12 de las 24 familias palestinas que quedan viviendo en Sheikh Jarrah están al borde de la falta de vivienda (87 personas, incluyendo 30 niñas y niños).

He hablado por teléfono con mi padre y mi madre varias veces desde que escuché la noticia. Su respuesta es como la de decenas de miles de familias palestinas que se enfrentan al despojo: no nos iremos. Pero esta resistencia no es suficiente para mantener su techo sobre sus cabezas. Debemos actuar rápido.

Como sabemos, el sistema judicial israelí ha sido creado por y para los colonos israelíes, que se benefician sin cesar del régimen colonial de asentamiento de Israel. Nuestros abogados están haciendo lo mejor que pueden, pero los tribunales están en nuestra contra a pesar de nuestros lazos históricos con la tierra.

En mis cortos 22 años, he visto a Palestina disminuir en tamaño y espíritu: innumerables familias desplazadas, casas demolidas y comunidades enteras reducidas a la nada. Este no puede ser el destino de Sheikh Jarrah. 

Por eso les pido que ayuden a asegurar que mi comunidad no sea borrada en silencio. A quienes de ustedes tienen buenas conexiones con periodistas, editores y otras personas de influencia, les pido que compartan esta información para poner de relieve esta urgente situación. Con gusto puedo proporcionar datos y antecedentes sobre Sheikh Jarrah y responder preguntas o estar conectado con los medios de comunicación.

Estamos siendo testigos de cómo Israel elimina toda la presencia palestina de Jerusalén en tiempo real. No debemos permanecer en silencio.

Sinceramente,

Mohammed El-Kurd

Muna El Kurd en la entrada de su casa ocupada en Sheikh Sharrah (Facebook).


Mensaje de Muna El-Kurd
(hermana gemela de Mohammed) en su Facebook – 4/11/20:

Nací y crecí aquí, he vivido toda mi vida aquí.

Mientras crecía siempre tenía miedo de que me desalojaran de mi casa, especialmente porque el barrio de Sheikh Jarrah es uno de los barrios de Jerusalén más amenazados por el desalojo y el desplazamiento de su gente. 

Solía preguntarme todos los días: ¡¿A dónde vamos a ir?! Toda mi vida está en Jerusalén… No puedo imaginarme un día que pase sin vagar por sus calles. 

Lo que temí toda mi vida sucedió en 2009, cuando los colonos judíos se apoderaron de la mitad de mi casa con el pretexto de haber sido construida sin permiso. Hoy nos enfrentamos a la decisión de los tribunales de desalojarnos de la otra mitad de la casa, ¡junto con otras 11 familias! 

Se nos dio 30 días para salir de la casa, pero nuestro abogado ha presentado un recurso ante el tribunal de distrito. (…)

¡Mi casa está aquí, mi tierra está aquí, y no nos iremos!

 

Rifqa El Kurd (Um Nabil) en el jardín de su casa ocupada en Sheikh Sharrah.



En junio de este año la familia El Kurd sufrió un duro golpe cuando, con 103 años, murió Rifqa (Um Nabil), su emblemática matriarca. Originaria de Haifa y expulsada durante la Nakba siendo una adolescente, esta refugiada lúcida y valiente resistió toda su vida la ocupación colonial de su tierra y de su barrio, convirtiéndose en un símbolo e inspiración para toda la ciudad de Jerusalén. Son inolvidables las imágenes de la anciana enfrentando con gritos y empujones a los colonos y soldados israelíes en la puerta de su casa de Sheikh Sharrah el día que vinieron a ocuparla y la desalojaron. Mohammed escribió un poderoso tributo a su adorada abuela, que termina con estas palabras:
“Hay personas que no pueden existir en tiempo pasado. Durante cien años, caminó por la cuerda floja entre el orgullo y el respeto a sí misma. Mi abuela me enseñó todo lo que sé sobre la dignidad. Me enseñó a lanzar mis frases como si fueran misiles. Cómo ser resistente. Incluso ante el desalojo, el castigo monetario, las decenas de juicios y las amenazas de prisión, ella persistió. “Sólo aceptaré dejar Sheikh Jarrah para volver a mi casa de Haifa, de la que me vi obligada a salir en 1948”, afirmó, reclamando su derecho a regresar.”
Rifqa El Kurd enfrentando a los colonos y soldados ocupantes para defender su hogar en Sheikh Sharrah (diciembre 2009):

Ver aquí a Mohammed a los 12 años explicando para The Guardian la situación de su familia y del barrio Sheikh Sharrah.
Ver más testimonios sobre la historia de Mohammed y su familia en las siguientes piezas producidas por Just Vision:
Home front: Mohammed
Home front: Portraits from Sheikh Jarrah (Terry, Amal, Gil, Mohammed)

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania. Es columnista del portal Desinformémonos, corresponsal del semanario Brecha y escribe en varios medios independientes y alternativos.
Esta entrada fue publicada en Jerusalén Este, Limpieza étnica, Nakba, Sheikh Sharrah y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .