Juliano y Vittorio: ternura de los pueblos

Los medios de comunicación israelíes e internacionales han difundido con gran destaque el asesinato de los activistas pro-Palestina Juliano Mer-Khamis (palestino-israelí asesinado en Jenin el 4/4/11) y Vittorio Arrigoni (italiano asesinado en Gaza el 15/4/11). No es necesario explicar qué intereses se benefician con estas muertes atribuidas -más allá de las dudas que generan- a manos palestinas. Sin embargo, muy poca difusión se le ha dado a las innumerables y abrumadoras expresiones de dolor y de rechazo que dichos asesinatos suscitaron en el pueblo palestino, para el cual Juliano y Vittorio eran, más que aliados, hermanos entrañables.

Funeral de Juliano Mer-Khamis

Funeral de Juliano Mer-Khamis (AFP)

Las y los acompañantes internacionales del EAPPI y de otras organizaciones, que a diario recibimos muestras de agradecimiento y fraternidad por parte del que probablemente es el pueblo más hospitalario del mundo, vimos cómo se redoblaban después de esas trágicas muertes.

Palestinas despiden a Juliano Mer-Khamis

Palestinas despiden a Juliano (Uriel Sinai)

 

 

Si realmente los asesinos fueran palestinos, no representan en absoluto el sentir de nuestro pueblo hacia las personas de otros países -incluidas israelíes- que vienen a luchar junto a nosotros contra la ocupación”, es la expresión que hasta hoy escuchamos repetida hasta el cansancio.

Además de recibir ese mismo mensaje de parte de nuestros contactos e interlocutores en las seis localidades donde el EAPPI tiene equipos permanentes (desde Tulkaren hasta Hebron), fuimos testigos del profundo dolor y el desaliento que esos asesinatos generaron en la gente, no sólo en Jenín y Gaza, sino en toda Palestina.

El pueblo de Gaza despide a Vik Arrigoni

El pueblo de Gaza despide a Vik Arrigoni (EFE)

Personalmente lo escuché de nuestros amigos y amigas en los pueblos de la región de Nablus que el EAPPI acompaña debido a la violencia permanente que sufren por parte de las colonias israelíes ilegales, asentadas en tierras palestinas arrebatadas por la fuerza.

En el funeral de Vittorio

En el funeral de Vittorio (Yahoo Noticias)

Recientemente nuestro equipo ubicado en la pequeña aldea de Yanun recibió la visita de una nutrida delegación de personas representativas de la sociedad civil de Nablus (líderes religiosos, políticos, integrantes de ONGs y de la universidad An-Najah, entre otras). El único objetivo de la visita era expresar el agradecimiento de los habitantes de esta región hacia el EAPPI, que desde 2003 mantiene una presencia internacional ininterrumpida en Yanun, a fin de proteger a sus habitantes de las agresiones de los colonos de Itamar. Esta colonia israelí se hizo famosa en 2002 cuando, después de arrebatar las tierras de la comunidad, expulsó por la fuerza a todos sus habitantes; sólo la presencia internacional -y en principio también de israelíes- permitió que la comunidad pudiera regresar a Yanun, pero hasta hoy no han podido recuperar sus tierras.

Entre las muestras de reconocimiento hacia el trabajo del EAPPI, una de las más expresivas fue la de Abu Islam, líder religioso e imam, que habló de la coincidencia de valores humanistas y pacifistas entre las tres grandes religiones nacidas en esta tierra, y del lamentable mal uso de la religión con fines políticos o espúreos para fomentar la violencia y el odio. “Yo veo a Jesucristo en cada persona o grupo que, como ustedes, trabaja por la paz, la justicia y los derechos humanos, incluso viniendo desde países tan lejanos para compartir su vida con nosotros”, dijo Abu Islam; sus palabras me parecieron una buena muestra del espíritu de tolerancia y fraternidad que he encontrado entre cristianos y musulmanes en Palestina.

Ciudadan@s de Nablus en Yanun

Ciudadan@s de Nablus en Yanun para expresar su agradecimiento al EAPPI.

En varias localidades de Cisjordania -como en Gaza- la población realizó diversos homenajes a Juliano y Vittorio, desde actos y vigilias hasta poner sus nombres a escuelas, calles o plazas (como ya lo hicieron con otros internacionalistas que dejaron su vida en Palestina). Los funerales de Juliano y Vittorio fueron expresiones masivas del dolor palestino, como documentaron algunos medios de prensa internacionales (ver por ejemplo El País de Madrid).

También fui testigo de este sentimiento colectivo cuando participé, el 21 y 22 de abril, en la 6ª Conferencia Anual Internacional por la Resistencia Popular Palestina, que el pueblo de Bil’in (en la región de Ramallah) realiza anualmente. Este año, el encuentro llevó el nombre de “Vittorio Arrigoni” en homenaje al activista del International Solidarity Movement asesinado en Gaza una semana antes.

Vittorio Arrigoni junto a Jwahir y Bassem Abu Rahmah, mártires de Bil'in

Vittorio Arrigoni junto a Jwahir y Bassem Abu Rahmah, mártires de Bil’in

En la carpa instalada en la escuela de Bil’in donde se realizó el encuentro, enormes carteles reproducían los rostros de Vittorio, de Juliano y de Rachel Corrie (activista estadounidense asesinada por un soldado israelí en Gaza en 2003, cuando intentaba impedir la demolición de una casa palestina); junto a ellos, como sellando la indisoluble hermandad entre palestinos e internacionalistas, otro cartel reproducía los rostros de Bassem y Jwahir Abu Rahmah, hermano y hermana de Abdallah Abu Rahmah, el líder del Comité Popular contra el Muro y los Asentamientos. Ambos fueron asesinados por el ejército israelí -en abril de 2009 y enero de 2011 respectivamente- durante las protestas pacíficas que el pueblo de Bil’in realiza semanalmente.

Abdallah Abu Rahmah y sus herman@s asesinad@s

Abdallah Abu Rahmah y sus herman@s asesinad@s. A pesar de todo, eligen la noviolencia.

En sintonía con esas expresiones de duelo y reconocimiento, los grupos de solidaridad con el pueblo palestino -incluidas las organizaciones israelíes anti-ocupación- también reafirmaron su apoyo y simpatía. Una delegación francesa presente en Bil’in eligió hacerlo dedicándole a los participantes canciones de lucha, como Bella Ciao (en homenaje a Vittorio Arrigoni) y El pueblo unido jamás será vencido. La delegación italiana -liderada por la ex vicepresidenta del Parlamento Europeo Luisa Morgantini- marchó junto al pueblo de Bil’in con un cartel que reproducía el rostro de Vittorio y su frase emblemática (también título de su libro sobre Gaza): “Stay human” (permanezcamos humanos).

Internacionalistas de Francia cantando para el pueblo de Bil'in

Internacionalistas de Francia cantando para el pueblo de Bil’in

Italian@s marchando en Bil'in con la consigna de Vittorio: "Restiamo umani"

Italian@s marchando junto a palestin@s con la consigna de Vittorio: “Restiamo umani”

Por supuesto que, como todos los viernes, de nada sirvió la opción noviolenta del pueblo de Bil’in ni la presencia notoria de internacionalistas: antes de llegar al Muro de separación -cuya construcción ha cortado el acceso de los habitantes de Bil’in a sus mejores tierras-, las fuerzas de ocupación lanzaron gases lacrimógenos, granadas de ruido y balas de acero forradas en goma para dispersar a los manifestantes. El resultado fue de catorce personas heridas, la mayoría por inhalación de los potentes gases.

Por su parte, el International Solidarity Movement, que mantiene internacionalistas en Gaza y varios lugares de Cisjordania, poco después del asesinato de Vittorio anunció su decisión de permanecer en Gaza: En estos días de duelo, los palestinos han organizado numerosas acciones en memoria de Vik; constantemente nos recuerdan cuán afligidos están por haberlo perdido, cuánto lo querían, su cercanía, su calidez y su indignación ante lo que está pasando en Gaza. Sabemos que el grupo que perpetró este horrible crimen no representa en manera alguna a la sociedad palestina. Los palestinos de Gaza son nuestros amigos, nuestros compañeros, y nuestra razón para estar aquí; por eso continuaremos a su lado”.

Memorial de Bil'in por Rachel Corrie y Vik Arrigoni, asesinados en Gaza

Memorial de Bil’in por Rachel Corrie y Vik Arrigoni, asesinad@s en Gaza

Misteriosos asesinos

Juliano Mer-Khamis era un conocido actor y cineasta de 52 años, hijo de un militante comunista palestino nacido en Nazaret y de la activista y artista israelí Arna Mer. Su madre había creado un proyecto teatral y educativo para los niños y niñas del campamento de refugiados en Jenín, durante la primera intifada. En su excelente documental “Los hijos de Arna”, Luciano muestra el trabajo de su madre con los refugiados de Jenin y el entrañable afecto que la unía al pueblo palestino, que él sin duda heredó. El teatro fue destruido por el ejército israelí durante el ataque a Jenín en 2002, pero Juliano se propuso reconstruirlo y continuar la obra de su madre -ya fallecida-, creando en 2006 el proyecto Freedom Theatre (Teatro de la Libertad). Para ello, contó con el apoyo de quien fuera uno de los alumnos de su madre y luego combatiente de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, que dejó las armas y se convirtió en su mano derecha en el proyecto cultural.

La imagen de Juliano Mer-Khamis junto a los mártires de Bil'in, en Ramallah

La imagen de Juliano Mer-Khamis junto a los mártires de Bil’in, en Ramallah

Juliano vivía desde hacía 8 años en el mismo campamento de Jenín, a pesar de que había recibido amenazas de muerte. Inmediatamente después de su asesinato -ocurrido cuando se retiraba en su auto del teatro- las autoridades palestinas detuvieron como principal sospechoso a un integrante de una organización armada islamista. Sin embargo, días después lo liberaron por falta de pruebas. Hasta hoy se desconoce quiénes lo asesinaron.

Vittorio Arrigoni, activista italiano de 36 años, había llegado a Gaza en 2008 con un grupo que logró romper el cerco marítimo impuesto por Israel desde 1967 sobre la Franja. Su compromiso lo llevó a permanecer en Gaza durante la operación Plomo fundido en la que Israel bombardeó objetivos civiles palestinos durante 22 días, cometiendo crímenes de guerra que fueron documentados por el informe que el Consejo de DDHH de la ONU encargó a un grupo de expertos presidido por el juez sudafricano Richard Goldstone.

Vittorio fue secuestrado por un supuesto grupo islamista de la rama salafista -simpatizante de Al Qaeda-, que daba un plazo para que el gobierno de Hamas liberara a su líder; sin embargo, pocas horas después del secuestro y sin mediar ninguna negociación, el cuerpo de Vittorio apareció ahorcado en una casa abandonada de Gaza.

La escritora egipcia Ahdaf Souief y el líder del movimiento BDS Omar Barghouti

La escritora egipcia Ahdaf Souief y el líder del movimiento BDS Omar Barghouti, en Bil’in

Tanto en Palestina como en Israel corren rumores y especulaciones de todo tipo sobre quiénes podrían haber cometido estos dos asesinatos, que han sido utilizados por Israel para -una vez más- mostrar ante el mundo a los palestinos como desalmados terroristas que matan hasta a sus aliados. No pocos analistas han planteado la tesis de que detrás de ambos crímenes podrían estar los servicios secretos israelíes. Algunos memoriosos recordaron que Israel tiene una larga y exitosa historia de infiltración en organizaciones palestinas. En 1952, por ejemplo, los servicios israelíes lograron infiltrar aldeas palestinas con supuestos refugiados de la Nakba, que llegaron a integrarse plenamente en la población -incluso casándose con mujeres palestinas- y durante años informaron a su gobierno sobre las actividades de la resistencia.

Realmente nadie sabe hasta hoy quién está detrás de estos crímenes. Resulta sin embargo odioso ver cómo el gobierno de Netanyahu aprovecha para sacar rédito político nada menos que de la muerte de dos personas que dedicaron sus vidas a luchar contra la ocupación de Palestina.

Y una vez más resulta también claro hasta qué punto los extremismos se mimetizan con el enemigo, haciéndose funcional a él y retroalimentando la espiral de violencia. Pero esos extremistas no tienen lugar en el futuro de esta tierra sagrada.

La resistencia palestina es noviolenta

“La noviolencia es el camino”. No sólo en Bil’in.

Vittorio y Juliano, como tantos otros, eligieron dedicar sus vidas y unir su destino a un pueblo que no sólo resiste la ocupación más brutal y prolongada de la historia contemporánea, sino que lo hace con corazón generoso y brazos abiertos para acogerlos.

No por casualidad, el músico judeo- argentino Daniel Borenboim -que recibió la ciudadanía palestina como gesto de solidaridad y paz entre ambos pueblos- ayer rompió el cerco a través de Egipto para ofrecer un concierto de Mozart junto a una orquesta internacional en el centro de la ciudad de Gaza.

Acerca de María Landi

María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén).
Esta entrada fue publicada en Colonias Israelíes ilegales, EAPPI, Yanún y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Juliano y Vittorio: ternura de los pueblos

  1. Victoria AMGCS dijo:

    María, gracias por estar ahí.
    Eres nuestro sentido de la vista y del oído para transmitirnos los hechos, las sensaciones y la generosidad del pueblo palestino que acoge a todas aquellas personas de buena voluntad -como tú- que llegan a esa tierra para ayudar y conciliar.
    Nuestro corazón está junto a los desasistidos de la justicia y con aquéllos que ofrecen su tiempo y su vida en hacerles sentir que no están solos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s