Mohammed Al-Qeeq puede morir en cualquier momento

 

Mohammed Al-Qeeq en el hospital HaEmek de Afula.

Mohammed Al-Qeeq en el hospital HaEmek de Afula.

El periodista Mohammed Al-Qeeq (33), en huelga de hambre desde el 25 de noviembre de 2015 (y en detención administrativa desde el 21 de ese mes), está a punto de morir. Las autoridades israelíes, intentando que termine la medida de protesta para evitar un prisionero mártir, primero le ofrecieron suspender la detención administrativa hasta que se recupere, y luego le ofrecieron liberarlo el 1º de mayo, pero él rechazó ambas ofertas. Su exigencia es ser liberado incondicionalmente y de manera inmediata, y ser trasladado a un hospital palestino de Cisjordania. Mientras tanto, se niega a recibir ningún tipo de tratamiento en el hospital donde está retenido, en Afula (Galilea).

Las dos ofertas hechas por Israel son una prueba clara de que su detención es arbitraria y sin fundamento, como señaló Amnistía Internacional: si hubiera motivos para procesarlo, no estarían ofreciéndole ser liberado con condiciones.

Jihad Abo Raya, uno de sus abogados, afirmó: “En el Derecho penal una persona está detenida o tiene libertad de movimiento. Pero para los presos palestinos, la Corte [de Israel] ha creado algo nuevo: sostiene que Mohammed al-Qeeq ya no está bajo detención administrativa, pero al mismo tiempo le prohíben abandonar el hospital israelí de Afula“. La situación ambigua en que se encuentra ha permitido que -contra la práctica habitual en todos los casos de presos palestinos hospitalizados- sus abogados, periodistas y activistas de solidaridad lo puedan visitar. Sin embargo, las autoridades israelíes le han negado a su esposa Faiha el permiso para ‘entrar a Israel’ y estar junto a él.

En este video se ve a Al-Qeeq en grave estado; ese día, según testigos, estuvo a punto de morir: 
Hanan Jatib, otra de sus abogadas, explica que según los médicos Al-Qeeq puede morir en cualquier momento de un ataque cardíaco, y transmite el mensaje de Mohammed, que ya casi ha perdido el habla: afirma que todo lo que Israel ha hecho contra él es ilegal, incluida su detención administrativa. Y que se niega a recibir tratamiento y a poner fin a la huelga de hambre mientras no le permitan trasladarse a un hospital palestino fuera de Israel: 

 

La esposa de Al-Qeeq, a quien no han permitido visitarlo, junto a uno de sus dos hijitos.

Faiha, la esposa de Al-Qeeq, a quien no le han permitido visitarlo, junto a uno de sus dos hijitos.

Hoy, 10 de febrero, acabo de chatear con mi querida amiga palestina, la talentosa artista Rana Bishara. Ella está en Galilea y todos los días va al hospital de Afula para estar junto a Mohammed. Su corazón demasiado sensible está destrozado, pero no puede dejar de ir para estar cerca. También está participando en los esfuerzos para lograr trasladarlo a un hospital palestino.

Rana me dijo que Mohammed es una de las personas más íntegras, lúcidas y valientes que ha conocido en su vida. Y que está conciente y ha recibido y agradece todos los mensajes de solidaridad. También los que, aun respetando su decisión, le piden que ponga fin a la huelga de hambre, porque su pueblo y su familia lo necesitan vivo. Rana le llevó el del cura Manuel Musallan de Birzeit (que vivió muchos años en Gaza), y él conmovido le dijo que Manuel es “el padre de la resistencia y la dignidad”. A través de ella yo también pude mandarle un mensaje de apoyo.

También me contó que por primera vez en muchos años volvió a pintar flores: le llevó estas amapolas silvestres (‘hanun’ en árabe) y él se las agradeció conmovido; le dijo que le recuerdan su infancia feliz y apacible. La pintura está colgada en su habitación y él la muestra a quienes lo visitan.

A mí me hizo recordar lo que me contaron en mi primera estadía en esa tierra: la gente dice que cada pequeña hanun que florece en los campos de Palestina en primavera es el alma de un mártir que renace. ¿Cómo no creerlo, en esa tierra de resurrección?

El otro dibujo también fue hecho por ella estos días, y no necesita explicación. Sólo decir que Rana es cristiana y del pueblo de Tarshiha, en el norte de Galilea, mientras que Mohammed y su familia son musulmanes y de Dura (Hebrón), en el sur de Palestina.

 

Pinchar en las fotos para verlas en tamaño más grande.

 

 

Publicado en Israel, presos políticos palestinos | Etiquetado , | 1 Comentario

La información ocultada de la revuelta palestina

Un certero análisis del periodista Ben White sobre cómo los medios hegemónicos desinforman sobre la actual coyuntura palestina, tergiversando y ocultando datos de la realidad para favorecer a Israel. Traducido por Javier Villate para su Blog sobre Palestina.

Pero nadie habla de una “ola de violencia” cuando los dedos que aprietan el gatillo visten uniformes del ejército israelí. Es la violencia de los oprimidos la que inicia las cronologías, no la de las fuerzas de ocupación o de los colonos a los que protegen. Sí, ha habido un aumento de la violencia desde principios de octubre, pero no ha salido de la nada.

Los palestinos, vivos o muertos, son etiquetados como “atacantes” o “manifestantes violentos”. Los israelíes son, simplemente, israelíes. No se nos dice que seis de cada siete apuñalamientos (o supuestos apuñalamientos) han tenido lugar en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este, cuyos habitantes autóctonos han pasado medio siglo bajo el dominio militar colonial.”

La información ocultada de la revuelta palestina

Publicado en Intifada, Israel, Limpieza étnica, Represión/protestas noviolentas, sionismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Palestina: la puerta de alquitrán

Conmovedor testimonio de la andaluza Cristina Ruiz Cortina a su regreso de una visita a Palestina. Podría suscribir cada una de sus palabras.

“Porque si algo es constatable cuando miramos a la realidad palestina, es la decadencia del ocupante, un poder que se ha ejercido de forma tan brutal que se ha embrutecido a sí mismo y no es digno de la mínima misericordia. Un poder que ha querido que los palestinos tuvieran la capacidad nula de reacción que tienen las piedras o cualquier otra cosa, que se ha ejercido sin vergüenza de su despotismo ni de sus crímenes. Y es precisamente la reafirmación constante de la humanidad de las víctimas la que humilla y enfada al ocupante. En la cárcel, este pueblo no desea callarse ni ser buena víctima; más al contrario, se levanta para pintar sus casas de colores, aunque aún falten materiales de construcción; para enviar a los niños y niñas a la escuela aunque no haya luz ni ningún tipo de calefacción; para crear museos sobre su historia, o abrir hermosas y grandes librerías. Un pueblo que reclama desde los escenarios de los teatros su humanidad y su fuerza y sigue inventando, reciclando, asfaltando, encalando, pintando, escribiendo, aprendiendo, caminando, plantando, segando, pescando y cuidando los escasos jardines de los que pueden disfrutar en días soleados. Es decir: resistiendo.”

Palestina: la puerta de alquitrán

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Comunicado de prensa de la Campaña por la Libertad de los Chicos de Hares (y videos con las familias)

 

Contribución de Carlos Latuff tras conocerse la sentencia del tribunal militar.

                     Contribución de Carlos Latuff tras conocerse la sentencia del tribunal militar.

 

Los cinco Chicos de Hares pasarán 15 años en prisión por un crimen que nunca ocurrió

 

30/1/2016

 

El jueves 28 de enero de 2016 los cinco adolescentes conocidos internacionalmente como los Chicos de Hares fueron oficialmente condenados a pasar 15 años en una prisión de la ocupación israelí, por decisión de un tribunal militar de la ocupación, en un territorio ocupado por Israel.

La sentencia fue anunciada tras casi tres años de incertidumbre, desde que Mohammed Suleiman, Mohammed Kleib, Ali Shamlawi, Tamer Suf y Ammar Suf –habitantes del pueblo de Hares en Cisjordania, Palestina– fueron arrestados y acusados de lanzar piedras y de “tentativa de homicidio”, después que un coche de colonos israelíes ilegales chocó contra un camión en una carretera cerca de su pueblo. Eso fue a mediados de marzo de 2013, lo que parece un siglo atrás para quien tiene 16 años y está encerrado en una mazmorra por un accidente en el que no tuvo nada que ver, por un crimen que nunca ocurrió.

La sentencia del 28 de enero fue resultado del acuerdo propuesto a las familias por la fiscalía militar e incluyó ‘multas’ de 30.000 shekels a cada chico (aproximadamente 7.100 euros o 7.750 dólares) a modo de ‘indemnización’ a la colona conductora del coche (una de sus hijas murió dos años después del hecho por complicaciones derivadas de una neumonía, que fueron atribuidas al daño neurológico sufrido en el accidente). De no aceptar dicho acuerdo, se les dio a entender que recibirían una condena mucho mayor. Las familias sintieron que no tenían opción: “Aceptamos lo malo para evitar lo peor”, dijeron en su desesperación.

Casi tres años de batallas legales en tribunales militares cuya tasa de condena de los acusados palestinos es casi del 100%.

Casi tres años de ‘audiencias’ que duran apenas unos minutos, dirigidas por personal militar y en hebreo, un idioma que ni los chicos ni sus familias entienden (el soldado-traductor rara vez hace su trabajo correctamente, prefiriendo jugar con su teléfono).

Casi tres años de docenas de esas ‘audiencias’ (bastante más de 100) en jaulas de metal que pretenden pasar por sede judicial, sólo para enterarte de que tu encarcelamiento será prolongado una vez más.

Casi tres años sabiendo que ‘confesaste’, bajo tortura, haber tirado piedras a coches de colonos; que ‘confesaste’ después de haber sido golpeado y amenazado sicológicamente, y de ser mantenido durante días en total aislamiento, sin acceso a un abogado; que esa ‘confesión’ es la única ‘prueba’ que el tribunal militar tiene contra ti, y que aun así será suficiente para condenarte.

Casi tres años sin que madre, padre, hermanas y hermanos sepan si estarás en casa para el próximo Ramadán o para terminar tus exámenes de secundaria. Sin saber cuándo podrán finalmente abrazarte y hablar contigo sin que sea a través de un teléfono roto y un vidrio sucio.

Casi tres años de esfuerzos internacionales para poner el caso de los Chicos de Hares ante los ojos y la conciencia de los gobernantes, y para exigir justicia. En este tiempo les exhortamos a protestar, a organizar manifestaciones, a escribir a sus legisladores y a su embajada en Tel Aviv, a asistir a las ‘audiencias’, a recaudar dinero para aliviar la carga económica de las familias, a denunciar la injusticia cometida con estas jóvenes vidas palestinas. Y ustedes respondieron, por cientos y por miles: desde Costa Rica hasta Francia, desde México hasta Gran Bretaña. Les agradecemos profundamente todo lo que hicieron. Ustedes han sido una tabla de salvación para las familias de los chicos en este tiempo devastador.

Pero la lucha no ha terminado.

Si dejamos de exigir justicia, cinco jóvenes pasarán los próximos 15 años de sus vidas en la cárcel. Por ellos y por los demás presos y presas palestinas, por sus familias, su comunidad y su pueblo, tenemos que continuar la lucha.

Les exhortamos a que, dondequiera que estén, unan sus manos a las nuestras y redoblemos los esfuerzos para alcanzar JUSTICIA y LIBERTAD para los cinco adolescentes de Hares, Palestina ocupada.

 

Protesta en New York por los Chicos de Hares, antes de la sentencia del 28 de enero.

Protesta en New York por los Chicos de Hares, antes de la sentencia del 28 de enero.

 

 La sentencia ha tenido bastante repercusión en los medios de comunicación, dentro y fuera de Palestina. Aquí hay algunos ejemplos, empezando por dos excelentes artículos en Mondoweiss y Electronic Intifada.

Despite total lack of evidence, Israeli court sentences Hares boys to 15 years in prison for stone-throwing
, por Annie Robbins
Palestinian youths get 15 years in prison for stone throwing they denied
, por Charlotte Silver
Los ‘Chicos de Hares’ condenados a 15 años por un tribunal militar israelí, por Palestina Libre
Los Chicos de Hares: juzgados por un tribunal militar, chantajeados y condenados sin pruebas a décadas de prisión por ‘tirar piedras‘, por María Landi para Desinformémonos.
Reporte desde Hares de la televisión nacional palestina (en árabe):
Reporte de Ma’an TV desde Hares (en árabe):
Reporte de Al Jazeera TV desde Hares (en árabe):
Reporte de Raya FM con la familia Shamlawi desde Hares (en árabe):

Publicado en aldeas de Nablus y Salfit, Los chicos de Hares, Niños y niñas palestinas, presos políticos palestinos | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Tras 66 días en huelga de hambre, la vida del periodista Mohammed al-Qeeq está en grave peligro

La esposa de Al-Qeeq con un poster exigiendo su libertad.

Como es habitual en los presos en detención administrativa o huelga de hambre, a la esposa, hijos y familiares de Al-Qeeq no se les permite visitarlo, a pesar de estar al borde de la muerte.

El periodista palestino Mohammed al-Qeeq, preso sin cargos ni juicio (en lo que Israel llama “detención administrativa”), lleva 66 días en huelga de hambre y se encuentra internado en estado crítico en el hospital israelí HaEmek.

A pesar de su grave estado de salud, al-Qeeq está decidido a continuar la huelga de hambre hasta conseguir su libertad. Ashraf Abu Sneinah, su abogado, dijo que ha perdido la conciencia en reiteradas ocasiones y ha perdido más de 30 kilogramos de peso.

Al-Qeeq (33) es corresponsal de Al-Majd TV. Las autoridades israelíes han ordenado mantenerlo en detención administrativa por seis meses, sin cargo ni juicio. A pesar de su grave estado de salud, se lo mantiene con ambas piernas y un brazo esposados a la cama del hospital, y está bajo custodia de guardias israelíes que reiteradamente traen comida a su habitación y comen frente a él. La organización Médicos/as por los DDHH-Israel (PHRI) informó que se les prohibió visitar y examinar a Al-Qeeq, a pesar de que tenían visita autorizada y agendada para el día 27 de enero. “PHRI condena la decisión del hospital HaEmek, que es reflejo de la conducta inadecuada que describió Al-Qeeq hasta hoy: el tratamiento forzado y la presión para que ponga fin a la huelga de hambre”, afirmó el grupo.

Amnistía Internacional también se refirió a la detención de Al-Qeeq: “De la única manera que Mohammed al-Qeeq considera que puede protestar su detención sin cargos es con su cuerpo”, dijo a la cadena Al Jazeera Sunjeev Bery, director de incidencia para Medio Oriente y Norte de África en Amnistía Internacional-EEUU. “Bajo la detención administrativa, los presos palestinos ignoran por qué se los ha arrestado o cuándo podrían ser liberados.”

La misión de la Unión Europea en Jerusalén y Ramala emitió un comunicado “expresando su preocupación permanente por el uso generalizado de la detención administrativa sin cargos formales por parte de Israel.” Además del caso de Al-Qeeq, la declaración subrayó la detención administrativa de Eteraf Rimawi, del Centro de Investigación y Desarrollo Bisan, y de Mohammed Abu Saja, docente de la Escuela Palestina de Circo.

 “La UE exhorta a respetar plenamente las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos para todos los prisioneros. Las personas detenidas tienen derecho a ser informadas de los cargos que motivan su detención, así como a que se les garantice asistencia legal y un juicio justo”, concluyó la declaración.

Previamente, Reporteros sin Fronteras emitió una declaración sobre el periodista detenido: “RSF está preocupada no sólo por las condiciones de su detención, sino también por la falta de claridad sobre las causas de su arresto. RSF no está en condiciones de verificar dichas razones, pero hace notar la falta de toda acusación formal y el oscuro procedimiento utilizado para mantenerlo detenido. Por lo mismo, exhorta a las autoridades israelíes a ponerlo en libertad y a garantizar que la investigación sea transparente e imparcial.”

Mientras tanto, el apoyo popular a Al-Qeeq está creciendo a medida que su huelga de hambre se intensifica. En New York, la organización Samidoun Palestinian Prisoner Solidarity Network y activistas afines realizan una protesta hoy viernes 29 de enero ante las oficinas de G4S, la empresa multinacional de seguridad que brinda equipamiento y servicios de seguridad a las prisiones y los checkpoints israelíes, para exigir la inmediata liberación de Al-Qeeq. También el viernes Inminds organizó una protesta ante la sede de la BBC en Londres, exigiendo su libertad y denunciando el silencio de los medios hegemónicos sobre el caso.

En EEUU, American Muslims for Palestine (AMP) también exigió la inmediata libertad de Al-Qeeq en un pronunciamiento donde exhorta a las y los simpatizantes a contactar al Departamento de Estado sobre el caso. “Si bien AMP condena la detención de todos los presos y presas palestinas, el uso de la detención administrativa es particularmente escandaloso porque niega a la persona las garantías del debido proceso, lo cual constituye una afrenta a los valores democráticos”, dijo el Dr. Hatem Bazian, coordinador de AMP.

En Bil’in, Palestina ocupada, la protesta semanal del Comité de Coordinación de la Lucha Popular (PSCC) estuvo dedicada a Al-Qeeq. Como es habitual, la manifestación fue reprimida con gases lacrimógenos por los soldados israelíes. También hubo protestas en Ramala, Al-Jalil (Hebrón) y Nablus exigiendo la inmediata libertad para Al-Qeeq.

Foto sin crédito tomada de Resumen Latinoamericano

Foto sin crédito tomada de Resumen Latinoamericano

ACTUALIZACIÓN: al cumplir 70 días en huelga de hambre, Al-Qeeq ya perdió el habla, pero pudo escribir su última voluntad: pidió ver a su esposa e hijos antes de morir, y ser enterrado junto a su madre. Las movilizaciones dentro y fuera de Palestina han crecido, pero el régimen sionista se niega a poner fin a la detención administrativa de Al Qeeq, condenándolo así a la muerte.

Protestas en Ramala, Jerusalén, Londres, Berlín y New York exigiendo la libertad de Mohammed Al-Qeeq y demás pres@s palestin@s:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


¡ACTUEMOS!

  1. Contacten a sus gobiernos para exigirles que rompan su silencio sobre Al-Qeeq y los demás presos y presas políticas palestinas, así como su pasividad y complicidad ante las violaciones de derechos humanos de las y los palestinos.

  2. Protesten ante las embajadas y consulados de Israel, o en cualquier espacio público, para exigir la libertad de Mohammed al-Qeeq.

  3. Informen y difundan públicamente el caso de al-Qeeq en sus comunidades, espacios, redes y medios.

  4. Súmense a la campaña global de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel, y denuncien a las empresas cómplices de sus crímenes. En especial, el gigante de seguridad G4S, que brinda equipamiento y servicios de seguridad en cárceles, checkpoints, unidades militares y policiales de la ocupación israelí.

Publicado por Samidoun el 29/1/2016. Traducción: María Landi
Ver también:
Un llamado urgente en defensa del periodista palestino que está al borde de la muerte 
El periodista palestino al-Qiq mantendrá la huelga de hambre «hasta ser liberado o morir»
Un periodista palestino encarcelado en Israel seguirá su huelga de hambre ‘hasta ser liberado o morir’

 

Palestina-periodista-preso-niños

La esposa de Mohamed Al Qeeq y sus hijos durante una rueda de prensa en su ciudad Dura,  al sur de Al-Jalil/Hebron, el 20/1/16 (EFE Abed Al Hashlamoun)

 

Publicado en presos políticos palestinos | Etiquetado | Deja un comentario

El día que la Justicia murió

Uno de los elocuentes dibujos de Carlos Latuff en apoyo a la campaña por los Chicos de Hares.

Uno de los elocuentes dibujos de Carlos Latuff en apoyo a la campaña por los Chicos de Hares.


El 28 de enero de 2016 los Chicos de Hares fueron sentenciados a 15 años de prisión (y a más de 30.000 dólares en multas)

 

COMUNICADO DE LA CAMPAÑA POR LOS CHICOS DE HARES:

 

Ya es oficial: los cinco chicos del pueblo de Hares estarán encerrados en una prisión de la ocupación sionista por 15 años. Se supone que verán la libertad y abrazarán a sus madres en 2028.

Todo esto, sin ninguna prueba real de su supuesta culpa, excepto las “confesiones” firmadas bajo tortura cuando tenían apenas 16 años, después de ser secuestrados de sus hogares en medio de la noche, sin acceso a abogado, golpeados y abusados por hombres armados con uniforme.

Todo esto después de casi 3 años yendo y viniendo de la prisión sionista al juzgado militar, donde las audiencias eran en hebreo (idioma que los chicos no entienden) y donde los tres ‘jueces’ eran oficiales del mismo ejército que está ocupando Palestina desde hace décadas.

Todo esto después de casi 3 años de protestas, manifestaciones, cartas, peticiones y otras formas de solidaridad expresadas por gente buena de todo el mundo que cree en la justicia.

Mohammed Kleib, Mohammed Suleiman, Ali Shamlawi, Tamer Souf y Ammar Souf. Cinco chicos hermosos que adoraban jugar al fútbol y se estaban preparando para los exámenes finales de bachillerato.

A estos chicos les han robado sus vidas. Cinco tragedias, cinco familias a las que el sistema sionista les ha arrancado a sus hijos, porque busca destruir a Palestina y al pueblo palestino. Chico tras chico, madre tras madre, familia tras familia.

Gracias a todas y todos. Gracias por creer en la justicia. Gracias por luchar por ella. Gracias por rebelarse contra los crímenes sionistas.

Tal vez la justicia todavía tenga una oportunidad.

Y recuerden: nadie, ninguno de nosotros es verdaderamente libre hasta que todos y todas sean libres.

 

El 22/12/2015, activistas ocuparon la sede de UNICEF en París para denunciar la situación de los niños y presos palestinos y exigir la libertad de los Chicos de Hares:
NOTA: La campaña por la libertad de los chicos de Hares continuará hasta que sean libres. Próximamente se informará sobre las acciones a emprender en esta nueva etapa, que requerirá de toda la solidaridad internacional posible.
Ver también en este blog:
En el reino de la crueldad (I)
En el reino de la crueldad II

Los Chicos de Hares condenados a más de 15 años de prisión
Los Chicos de Hares van a cumplir 2 años en la cárcel
Los Chicos de Hares pueden pasar el resto de sus vidas en la cárcel
A veces las palabras no son necesarias
Detenidos: Testimonios de niños palestinos encarcelados por Israel (fotorreportaje)
Niños palestinos: el delito de tirar piedras

 

Publicado en Los chicos de Hares, Niños y niñas palestinas, presos políticos palestinos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Sí, Israel está ejecutando sin juicio a palestinos y palestinas

 

Mohammad Rafik Saba'na (17) y su primo Nur Eddin (22) fueron ejecutados en Huwwara (Nablus) el 27/12/15. Los soldados alegaron que intentaron apuñalarlos (uno de ellos tenía una leve herida en una pierna, que según un testigo fue hecha por uno de sus compañero de armas).

Mohammad Rafik Saba’na (17) y su primo Nur Eddin (22) fueron ejecutados en Huwwara (Nablus) el 27/12/15. Los soldados alegaron que intentaron apuñalarlos (uno de ellos tenía una leve herida en una pierna, que según un testigo fue hecha por uno de sus compañeros de armas).

 

Gideon Levy

 

En 2016 no se necesita ser Adolf Eichmann para ser ejecutado en Israel: alcanza con ser una adolescente palestina con tijeras.

 

Hay que decir las cosas como son: Israel está ejecutando extrajudicialmente casi todos los días. Cualquier otra calificación es mentira. Si alguna vez hubo aquí un debate sobre la pena de muerte para los terroristas, ahora son ejecutados incluso sin juicio (y sin ningún debate). Si alguna vez hubo discusión sobre las normas de combate, hoy está claro: disparamos a matar a cualquier palestino o palestina sospechosos.

El ministro de seguridad pública Gilad Erdan resumió claramente la situación cuando dijo: “Todo terrorista que esté a punto de cometer un ataque debe saber que no va a sobrevivir”. Y prácticamente todos los políticos lo secundaron con unanimidad nauseabunda, desde Yair Lapid en adelante. Nunca se otorgaron aquí tantas licencias para matar, ni hubo tantos dedos impacientes en el gatillo.

En 2016 no se necesita ser Adolf Eichmann para ser ejecutado en Israel: alcanza con ser una adolescente palestina con tijeras. Los pelotones de fusilamiento están en actividad todos los días. Soldados, policías y civiles disparan a quienes apuñalaron a israelíes, o trataron de apuñalarlos, o se sospechó que iban a hacerlo, y a quienes atropellaron a israelíes con sus coches, o se sospecha que lo hicieron.

En muchos casos, no había necesidad de disparar -y ciertamente ninguna necesidad de matar. En una gran cantidad de casos, la vida de los que dispararon no estaba en peligro. Dispararon a matar a personas que portaban un cuchillo o incluso unas tijeras, o a personas que simplemente se llevaron las manos a los bolsillos, o perdieron el control de su coche.

Los soldados dispararon a muerte indiscriminadamente a mujeres, hombres, chicas y chicos adolescentes. Les dispararon cuando estaban de pie, e incluso cuando ya no representaban una amenaza. Les dispararon para matarles, para castigarles, para dar rienda suelta a su rabia y para vengarse. El desdén por estos incidentes es tal que rara vez reciben cobertura en los medios.

El sábado pasado, en el checkpoint de Bekaot (Hamra para los palestinos), en el Valle del Jordán, los soldados asesinaron de 11 tiros al empresario Said Abu al-Wafa (35), padre de cuatro hijos. Al mismo tiempo, mataron también de tres tiros a Ali Abu Maryam, estudiante y trabajador agrícola de 21 años. El ejército no dio explicación alguna sobre el asesinato de los dos hombres; únicamente dijo que había sospechas de que alguien tenía un cuchillo. Hay cámaras de seguridad en el lugar, pero el ejército no hizo público ningún registro del incidente.

El mes pasado, otros soldados mataron a Nashat Asfur, padre de tres hijos que trabajaba en una avícola israelí. Le dispararon en su aldea, Sinjil, a una distancia de 150 metros, cuando volvía a su casa de una boda. Antes, el mismo mes, Mahdia Hammad (40), madre de cuatro hijas, manejaba hacia su casa en su aldea, Silwad, cuando policías de frontera israelíes pulverizaron su coche con docenas de balas porque pensaron que tenía intención de atropellarlos.

Los soldados ni siquiera sospecharon algo de la estudiante de cosmetología Samah Abdallah (18): simplemente le dispararon al coche de su padre “por error”, y la mataron. Tenían la sospecha de que un peatón de 16 años, Alaa al-Hashash, iba a apuñalarlos. Lo ejecutaron a él también, por supuesto.

También mataron a Ashrakat Qattanani (16), que portaba un cuchillo y corría tras una mujer israelí. Primero un colono le pasó por arriba con su coche, y cuando yacía herida en el suelo, colonos y soldados le dispararon por lo menos cuatro veces. ¿Qué otra cosa es eso sino una ejecución?

Y cuando los soldados le dispararon por la espalda a Lafi Awad (20) cuando huía después de haber tirado piedras ¿no fue una ejecución?

Éstos son sólo unos pocos casos que documenté en las últimas semanas en Haaretz. El sitio web del grupo de derechos humanos B’Tselem tiene una lista de 12 casos más de ejecuciones.

La ministra sueca de Relaciones Exteriores, Margot Wallström -una de las pocas ministras con conciencia que quedan en el mundo-, demandó que estas muertes sean investigadas. No puede haber una exigencia más moral y justa. Tendría que haber salido de nuestra propia ministra de Justicia.

 Israel respondió con sus habituales alaridos. El Primer Ministro dijo que su exigencia era “indignante, inmoral e injusta”. Y Benjamín Netanyahu entiende bien el significado de estos términos: son exactos para describir la campaña de ejecuciones criminales que Israel está llevando a cabo bajo sus órdenes.

 

Publicado en Haaretz  el 17/1/16. Traducción: María Landi.
12196281_1028545577222343_7121584562551739673_n

“Disparen. Agreguen un cuchillo. Tomen una foto”

Ver aquí los nombres, edades y circunstancias de las 158 palestinas y palestinos asesinados entre el 1/10/15 y el 16/1/16.
Ver también en este blog:
¿Quién es el terrorista? Imágenes de la agresión israelí que no verás en los medios (VIDEOS)
Noticias del alzamiento palestino
¿Por qué es tan difícil entender la resistencia palestina?
Ahmad Manasra: el sistema de discriminación fomenta el terror futuro
Hablemos sobre “incitación”
 

12314032_517444091748912_9152090107460430681_n

 

Publicado en Apartheid, Intifada, Israel, Jerusalén Este, Represión/protestas noviolentas | Etiquetado , , , | 1 Comentario