Conquistar y dividir (a 52 años de la Naksa)


Al conmemorarse hoy 52 años de la Naksa (la Guerra de los Seis Días), que cambió el mapa de Medio Oriente y de Palestina para siempre, elijo nuevamente traer textos e imágenes de B’Tselem (organización israelí de derechos humanos), esta vez para compartir un proyecto interactivo que acaba de presentarse, elaborado por B’Tselem con Arquitectura Forense (ONG especializada del Reino Unido). Imposible decirlo con palabras más claras que las usadas por Hagai El-Ad, Director Ejecutivo de B’Tselem, al presentar esta herramienta potente y elocuente para entender cómo en estos 52 años Israel ha fragmentado el territorio y la población palestina, a fin de apropiarse del primero y dominar, controlar y oprimir a la segunda (el subrayado y la traducción son míos).

 

 

Conquistar y dividir: el año 53 empieza hoy

 

A mitad de camino entre las elecciones generales israelíes en abril y las nuevas elecciones que se celebrarán en septiembre [Netanyahu no pudo constituir una coalición para formar su gobierno] nos encontramos en junio, que este año marca 52 años desde que Israel ocupó Cisjordania (incluida Jerusalén Este) y la Franja de Gaza. Los gobiernos han ido y venido, y se han hecho innumerables declaraciones. Sin embargo, una cosa no ha cambiado: todas las personas que viven entre el río Jordán y el mar Mediterráneo están gobernadas por un único gobierno, elegido únicamente por las y los ciudadanos israelíes, que gozan de derechos políticos que las y los súbditos palestinos no tienen.

Israel ha trabajado incansable y sistemáticamente para destruir el espacio palestino, dividiéndolo en fragmentos débiles y aislados que son más fáciles de controlar, explotar y oprimir. Desde que Israel ocupó Cisjordania y Gaza (el punto de partida de “conquistar y dividir”), la población palestina ha vivido una existencia cada vez más dividida: con Cisjordania separada de Gaza, Jerusalén Este del resto de Cisjordania, y zonas dentro de Cisjordania aisladas entre sí. Mientras tanto, la población israelí disfruta de libertad de movimiento dentro de Cisjordania, dentro de Israel y entre las dos zonas.

Para visualizar estos procesos espaciales y temporales -cómo tuvieron lugar, los pretextos citados y la realidad que conformaron- B’Tselem lanza Conquistar y dividir: un proyecto interactivo especial en colaboración con la agencia de investigación Forensic Architecture, con sede en el Reino Unido. Las y los visitantes pueden hojear los mapas que cubren 52 años de política israelí, mostrando cómo las órdenes militares, las diversas declaraciones y medidas de planificación han servido en conjunto para establecer cada vez más colonias e infraestructuras israelíes, promoviendo los intereses israelíes a expensas de los derechos de las y los palestinos. Los mapas ponen de relieve la situación actual de las comunidades palestinas, que han sido aisladas intencionadamente unas de otras, y existen como islas en un vasto mar de control israelí. Los mapas también muestran cómo la división de la población palestina entre sí facilita la aplicación de un control y una tiranía cada vez mayores por parte de Israel.

El futuro de los 14 millones de personas que viven entre el río Jordán y el mar Mediterráneo no puede basarse en el dominio israelí, la separación y la opresión del pueblo palestino; no puede basarse en que un pueblo destruya la vida, las comunidades y las tierras de otro. En B’Tselem creemos en hacer frente a la injusticia, respaldándonos en los hechos. Te invitamos a explorar los mapas del proyecto no sólo como un ejercicio académico, sino como una invitación a ver la realidad tal y como es, y a exigir un futuro totalmente diferente.

Hagai El-Ad
Director Ejecutivo
B’Tselem

 

El proyecto interactivo está organizado en 4 secciones cronológicas, cada una de las cuales describe las acciones (de anexión, apropiación y fragmentación) realizadas por el Estado de Israel en los territorios ocupados, y las acompaña de un mapa que va desplegándolas sobre el terreno. Las secciones cronológicas son:
1967-1977
1977-1993
1993-2002
2002-al presente.
Cada sección incluye también fotos impactantes (en tamaño pequeño que se amplía al cliquear sobre ellas). A continuación, los textos de las últimas secciones Conclusion y What lies ahead? (La traducción y subrayados son míos).

 

Conclusión

Hace más de cincuenta años que Israel ocupó la Franja de Gaza y Cisjordania, parte de la cual anexionó a Jerusalén. Hasta el día de hoy, sigue controlando estas áreas y a la gente que vive allí. Durante más de medio siglo, Israel ha creado una realidad de despojo, opresión y abusos de los derechos humanos en Gaza y Cisjordania.

A fin de ampliar y consolidar el control sobre las tierras que ocupa, Israel ha aplicado una miríada de medidas militares, civiles, jurídicas y administrativas mediante las cuales ha desgarrado el espacio palestino, dividido a la población palestina en docenas de enclaves desconectados y desentrañado su tejido social, cultural y económico.

La Franja de Gaza fue convertida por Israel en la mayor prisión al aire libre del mundo. En Cisjordania, Israel asignó a las colonias judías la mayor parte de la zona rural fuera de los enclaves palestinos, incluida la tierra en la zona anexionada a Jerusalén, lo que provocó una fragmentación del espacio palestino y dio lugar a que Israel se hiciera con el control de la tierra.

Las unidades dispares que Israel ha creado en los Territorios Ocupados difieren entre sí según cómo las define Israel, qué estatus les ha concedido a sus residentes, y qué planes tiene para cada zona. No obstante, desde hace más de cincuenta años, todos los palestinos y palestinas sufren una realidad cotidiana de despojo y opresión bajo el control israelí. Israel dirige sus vidas, les niega los derechos políticos, y tener una voz en la determinación de su futuro.

¿Qué queda por delante?

Después de más de cincuenta años, es imposible seguir considerando la ocupación como una situación temporal. El medio siglo que ha pasado, la conducta de Israel y las posturas oficiales expresadas abiertamente por un número cada vez mayor de dirigentes israelíes, se unen para dejar en claro los objetivos de Israel: promover los intereses israelíes y establecer cada vez más hechos consumados sobre el terreno, tratando de reducir al mínimo el costo que esto debería tener en el ámbito internacional; tomar cada vez más tierras y desarrollar colonias, al tiempo que sigue expulsando y despojando al pueblo palestino; seguir controlando a millones de personas palestinas privadas de derechos, manteniendo al mismo tiempo las apariencias democráticas; y debilitando la resistencia -en Palestina, en Israel y en todo el mundo- a este estado continuo de ocupación.

Dada esta situación, las implicaciones de quedarse de brazos cruzados son bien claras. Lo que se necesita ahora no es solo más palabras y análisis. Lo que se necesita es una acción decisiva que ponga fin a la colaboración internacional con las políticas de Israel, a efectos de terminar con la ocupación y marcar el comienzo de un futuro basado en la realización de los derechos humanos -incluidos los derechos políticos- de todas las personas que viven entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

 

 

 

Anuncios
Publicado en Apartheid, Checkpoints, Colonias Israelíes ilegales, Israel, Limpieza étnica, Naksa | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Mayoría demográfica para la población judía. Demolición para la población palestina.

 

La municipalidad de Jerusalén demuele un edificio en el barrio palestino de Esawiyah (Foto: Amer Aruri, 1/5/2018).


Crear una mayoría judía expulsando a la población palestina
. Esta ha sido la política de Israel desde que comenzó la ocupación y se anexionó Jerusalén oriental. El gobierno de Israel ha inventado excusas legales para vaciar gradualmente a Jerusalén oriental de palestinos/as, negándose a elaborar planes de ordenamiento territorial que les permitan construir. Así que, para tener un techo sobre sus cabezas, las familias palestinas se ven obligadas a construir sin permiso. Y las autoridades israelíes demuelen sus casas por haber sido construidas “ilegalmente”. Desde 2004, Israel ha demolido al menos 848 viviendas palestinas en Jerusalén oriental. Al menos 2.960 personas, entre ellas 1.596 niños y niñas, han perdido sus hogares. La amenaza de la demolición se cierne sobre las casas de decenas de miles de personas.

Texto y video (1:30′) de B’Tselem.  (Traducción: María Landi).

 

La ‘ingeniería demográfica‘ como estrategia para vaciar Palestina de población árabe y asegurarse una mayoría absoluta de población judía fue magistralmente analizada y descrita por lxs espertxs en Derecho Internacional Richard Falk y Virginia Tilley en el informe que elaboraron para la CESPAO (Comisión Económica y Social para Asia Occidental) de la ONU, y en el cual demostraron categórica y exahustivamente que Israel es un Estado que aplica el apartheid en su legislación, sus políticas y sus prácticas hacia la población no judía (palestina).

La presión del lobby sionista sobre el Secretario General de la ONU hizo que el informe fuera retirado del sitio web de la CESPAO, lo que motivó la renuncia de su Directora, Rima Khalaf. Aquí se puede leer el informe de la CESPAO en castellano.

 

Leer también: Récord de demoliciones de casas palestinas

Publicado en Apartheid, Demoliciones, Israel, Jerusalén Este, Limpieza étnica, sionismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

‘Artwashing’ sobre las ruinas de Palestina (Eurovisión 2)

 

Manifestación contra Eurovisión de Ireland Palestine Solidarity Campaign en Dublín.

 

Este fin de semana se celebra la final de Eurovisión 2019, y las noticias que llegan de Tel Aviv y otras ciudades son alentadoras. Mientras en varios territorios, desde Gaza hasta Barcelona, se celebran eventos alternativos (presenciales o virtuales como Globalvision) para boicotear el festival, Shahaf Weisbein, activista israelí de la Coalición de Mujeres por la Paz, que ha estado protestando en las calles de Tel Aviv, comparte en su Facebook:
Esta ha sido una semana loca. No hay ningún medio de comunicación importante que no cubra la horrible realidad de la semana pasada. Decimos no al pinkwashing [lavado rosa] de la ocupación: el brillo y las canciones no pueden ocultar una patria ocupada. Esta semana se han llevado a cabo 5 acciones que han tenido una gran repercusión en la prensa. De los 50.000 turistas esperados, llegaron menos de 5.000. Los precios de los hoteles cayeron a un nivel extremadamente bajo porque no había demanda. Las entradas para los eventos se entregan gratuitamente sólo para llenar el estadio. Eurovisión está aquí en Tel Aviv, pero las y los ciudadanos del mundo, y de Europa en particular, no están comprando el espectáculo.”
Y comparte imágenes y una muestra de artículos de prensa de medios hegemónicos (The Washington Post, The New York Times, The Independent, Al Jazeera) que hablan del boicot al festival, junto con imágenes de las protestas (algunas ya compartidas en la entrada anterior):

 

Eurovisión ha sido una muestra elocuente de la fortaleza detrás de la estrategia que inspira y mueve al movimiento BDS: pocas veces antes ha quedado tan clara la fractura entre la omisión hipócrita de los gobiernos cómplices de Israel y la voluntad de la gente organizada en todo el mundo de sancionar al régimen de apartheid y ocupación colonial israelí, boicoteándolo y aislándolo. Aunque los gobiernos sigan tratando a Israel como un Estado normal, los pueblos y la sociedad civil organizada están dejando claro que no están dispuestas a normalizar al único apartheid que persiste en el siglo XXI.
A continuación, una selección de artículos de análisis, opinión, entrevistas, y videos de las acciones alternativas y creativas que se están llevando a cabo estos días (con énfasis en el estado español).

 

Eurovisión sobre las ruinas de Palestina, de Jorge Ramos Tolosa. Excelente enfoque histórico-político del historiador y activista del boicot académico en el país valenciano.

Las cinco razones por las que los grupos propalestinos piden el boicot a la final de Eurovisión en Israel, de Carmen Rengel.

Que lo petardo no nos quite lo político, de Brigitte Vasallo. La pensadora, escritora y feminista queer catalana explica en Pikara Magazine por qué, siendo fan de Eurovisión, este año se va a sumar al boicot al festival.

Petardeo y geopolítica: Eurovisión como artefacto de “soft power, de Sara Ferreiro Lago en El Salto.

“Israel pone en funcionamiento su mundo cultural y académico para que no se hable de sus constantes violaciones de Derechos Humanos”. Entrevista de la plataforma Es Racismo a integrantes del colectivo BDS Madrid.

“Vamos a ver un escenario de luz y color sobre las ruinas y cadáveres del pueblo palestino”. Entrevista de El Salto a integrantes del colectivo BDS País Valenciano.

Diálogo en el programa radial Carne Cruda (en el diario.es, Madrid) con Ana Sánchez (miembro de la coordinación internacional del movimiento BDS), Luz Gómez (profesora de Estudios Árabes de la UNAM y coordinadora del libro BDS por Palestina) y el periodista Eugenio García Gascón, corresponsal en Jerusalén desde hace más de 20 años. [Audio. Empieza en el minuto 0:12:30].

Eurovision protests grow in solidarity with Palestine, de Ali Abunimah en Electronic Intifada.

I’m a Eurovision fan, but as a gay man and a Palestinian I can’t support it this year, de Elias Jahshan en The Guardian.

No, Madonna, your Eurovision performance will do nothing to heal the wounds wrought by Israeli apartheid, del músico israelí Ohal Grietzer en The Independent.

 

 

La humorista feminista Irantxu Varela en su programa El Tornillo habla de Eurovisión como art-washing y denuncia los crímenes del apartheid israelí, argumentando a favor del boicot al concurso:
En un intento desesperado de revertir el gran fiasco que está resultando Eurovisión en Tel Aviv, la corporación pública de radiodifusión israelí (Kan) difundió un video promocional grotesco que parece hecho por el enemigo: además de imágenes de Jerusalén Este ocupada como si fuera Israel, muestra contenidos con sesgos antisemitas y misóginos:
“Atrévete a soñar” (1): Tres colectivos de activistas de la comunicación (Activestills, Rauhankasvatusinstituutti ry y Häiriköt-päämaja) tomaron el slogan oficial de Eurovisión 2019 para invitar a palestinas y palestinos que viven bajo la ocupación colonial a decir con qué sueñan:
“Atrévete a soñar” (2): Parodiando la presentación de lxs países participantes del festival con una postal en video, los tres colectivos hicieron esta “Postal de Palestina”, con imágenes fuertes de la ocupación militar y colonial, y un mensaje para quienes concurran al festival:
Las protestas contra la 64ª edición del Festival Eurovisión en Israel aguaron la fiesta de despedida de Miki Núñez, representante de España con la canción ‘La Venda’. Activistas de BDS Madrid irrumpieron en la charanga de despedida a Miki organizada por TVE por el centro de Madrid:

BDS Catalunya: video de Fora de Camp y BDS Girona llamando al #BoycottEurovision2019. “Mientras #Israel bombardea #Gaza, #Europa se prepara para legitimar el #apartheid con #Eurovision, aunque la música disfrazada de multiculturalidad no puede acallar el ruido de las bombas”:
El BDS se cuela en la televisión española: el cantante Putochinomaricón llama a boicotear Eurovisión 2019 durante una actuación en vivo en el informativo de la 2 de TVE (en el minuto 1:16):

 

Londres: No al #pinkwashing, Sí al #BDS. Mensaje musical de Queers for Justice in Palestine con el drag king Beaujangle dirigido al anfitrión de Eurovisión en la BBC, Graham Norton, en apoyo a #BoycottEurovision2019:

Protesta contra Eurovisión en Tel Aviv: cientos de personas marchan el 14 de mayo denunciando la masacre israelí contra la población de Gaza (video de Quds News Network):

 

Activistas israelíes e internacionales bloquean la entrada a la inauguración de Eurovisión el 14 de mayo en Tel Aviv, en protesta contra la ocupación militar y las políticas colonials israelíes, y en solidaridad con los presos políticos palestinos (video de Activestills):
Activistas israelíes e internacionales realizan una performance en la ‘aldea de Eurovisión’ el 15 de mayo, portando fotos de manifestantes asesinados en Gaza por francotiradores israelíes durante el último año en #GranMarchadelRetorno, para recordarle al público que mientras se celebra #Eurovision2019, el pueblo palestino sigue viviendo bajo la ocupación y la opresión israelíes (video de Activestills):
Tel Aviv, 15 de mayo: activistas protestan para conmemorar el día de la Nakba y en solidaridad con Gaza, al cumplirse un año de las protestas de la #GranMarchadelRetorno. Llaman al boicot a Eurovisión y a terminar con el artwashing (lavado por el arte) del apartheid israelí (video de Activestills):

 

El colectivo musical valenciano ZOO se suma al #BoycottEurovision2019 con este video clip que conmemora la Nakba, con imágenes tomadas en una visita reciente del grupo a Palestina. ZOO es una de las bandas que participa en la contragala de boicot el sábado 18 en Valencia:
“Check-point”: otro aporte musical de La O.N.U. (Ovejas Negras Unidas): “Mientras Israel celebra fiestas internacionales, el pueblo palestino muere. Por eso pedimos #BoikotEurovision #BoikotIsrael #PalestinaLibre”:

 

 

Publicado en Apartheid, BDS, Eurovisión, Gaza, Israel, Normalización | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Cantando en la última colonia europea de Oriente Medio (Eurovisión 1)

 

Cuando el año pasado la representante de Israel Netta Barzilai ganó el concurso Eurovisión con su canción Toy, su país fue automáticamente seleccionado para organizar la siguiente edición, en la que participan representantes de 41 países. Tan solo dos días después de esa victoria de 2018, Israel volvió a bombardear la Franja de Gaza, con un saldo de 62 personas asesinadas, seis de ellas niños/as. Esa misma noche la cantante se reunió y bailó con Netanyahu, y protagonizó un concierto en Tel Aviv para celebrar su victoria, asegurando que tenían “razones para ser felices”.
Inmediatamente se gestó la campaña Boicot Eurovisión 2019, liderada por el movimiento BDS (boicot, desinversión y sanciones). Artistas israelíes, de Palestina e internacionales (incluso de la talla de Roger Waters, Peter Gabriel, Braian Eno, Alice Wolf, Ken Loach) pidieron a los gobiernos de los países participantes y a sus artistas que no concursasen y respetaran el llamado palestino al boicot cultural, denunciando que Israel utiliza la cultura para lavar encubrir sus crímenes contra el pueblo palestino. También se dirigieron a la Unión Europea de Radiodifusión (UER), organizadora del concurso, explicando que Israel iba a politizar el certamen utilizándolo como una gran operación de propaganda y relaciones públicas para limpiar su imagen internacional mediante el arte (‘artwashing‘).
Además, más de 100 colectivos LGTBQ+ que adhieren al BDS en solidaridad con sus pares de Palestina, denunciaron las maniobras israelíes para convertir al certamen Eurovisión (tradicionalmente muy popular entre el público de la diversidad sexual) en una operación de ‘pinkwashing’ (lavado rosa), mostrándose como un país amigable con las minorías sexuales para normalizar su régimen de apartheid y ocupación colonial. Colectivos queer de Barcelona, Copenhague y Melbourne cancelaron las fiestas que suelen organizar con motivo de Eurovisión.
Posteriormente la campaña se enfocó en pedir a las televisoras públicas que no transmitieran el certamen (hubo fuerte presión sobre la BBC y RTVE), y en la última etapa se invitó al público en general a no asistir al festival en Tel Aviv ni a ver su transmisión televisada. En las redes sociales, activistas del BDS  instaron a participar en una “semana de acción contra Eurovisión” organizando “protestas y acciones ruidosas, visibles, masivas y no violentas”.
Algunos colectivos BDS organizaron festivales paralelos (como Globalvision) y acciones de protesta y repudio, tanto en Tel Aviv esta semana en la inauguración del concurso como en varias ciudades europeas. Incluso Gaza realizó un festival alternativo junto a las ruinas de los bombardeos recientes. El estado español fue uno de los territorios donde más prendió la campaña; grupos integrantes de la RESCOP (red de BDS) organizaron festivales alternativos en Barcelona, Madrid, Valladolid, Valencia, y hubo manifestaciones a favor del boicot en Asturias, Euskadi y otros lugares. BDS Madrid difundió una carta a Miki, el representante español en el concurso, y realizó una acción de protesta durante la charanga con la que se despidió al cantante en el centro de la ciudad. El humorista y animador español Gran Wyoming, en su popular programa El Intermedio de La Sexta de TVE, criticó la celebración del certamen en Israel..
La campaña se intensificó después de que Israel lanzara su último ataque sobre Gaza. Entre el 3 y el 6 de mayo, en más de 250 bombardeos por aire y tierra el régimen sionista mató a 27 personas (incluyendo menores y bebés), hirió a unas 200, desplazó a más de 500 y destruyó 75 hogares, una mezquita, 5 oficinas de medios de comunicación, 4 centros de salud y 10 edificios civiles, incluyendo 3 bibliotecas.
Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la ANP remitió una carta a la UER para evitar que Israel utilice Eurovisión para legitimar la ocupación militar de los territorios palestinos. En concreto, pidió retirar los materiales grabados en Jerusalén Este (bajo ocupación militar desde 1967) de las piezas promocionales del festival. “El material promocional para el concurso de Eurovisión y aprobado por la UER es inaceptable por el rol cultural que normaliza la ocupación ante la opinión pública europea y mundial”. Además, la ANP denunció que la propaganda del certamen “borra del mapa al Estado de Palestina”. La UER “está reconociendo y apoyando las políticas ilegales de Israel, que viola sistemáticamente las leyes internacionales y de Derechos Humanos, incluido el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación, en contradicción con la política exterior de la Unión Europea”. Por ello, la ANP afirmó que “el mensaje del arte y de Eurovisión deberían ser incompatibles con prácticas como el colonialismo y la ocupación”.
Una semana antes del concurso se informó que la venta de entradas y las reservas turísticas estaban muy por debajo de las expectativas, y algunos políticos israelíes sugirieron regalar entradas a los soldados y a los habitantes del sur del país (que sufrieron por los cohetes lanzados desde Gaza). Esta semana, con el festival en curso, se supo que solo llegaron 5000 visitantes (de los 50.000) que se esperaba. Los hoteles bajaron los precios y las entradas se están regalando solo para poder llenar el estadio. “Esta edición de Eurovisión será recordada (…) como un fracaso total para la maquinaria de propaganda de Israel”, aseguró Alia Malak, de la Campaña Palestina contra el Boicot Académico y Cultural de Israel (PACBI),  grupo que forma parte del BDS.
El gobierno israelí también expresó su inquietud ante la campaña de boicot y las protestas. “Es un tema de imagen internacional, y hay una clara intención de desprestigiarnos”, dijo a la agencia Reuters Tzahi Gavrieli, jefe del grupo de trabajo anti-BDS del Gobierno israelí en el Ministerio de Asuntos Estratégicos. Esta preocupación de Israel por abortar cualquier imagen negativa ha hecho que el presupuesto en seguridad del certamen represente el 10% del total del festival, una cifra inusualmente alta, según reconocen los organizadores.
Eurovisión está promocionando el festival con el lema “Atrévete a soñar“. En su página web se explica que el eslógan y el logo del certamen “simbolizan la inclusión, la diversidad y la unidad que marcan los valores fundamentales del Festival”. Por eso los colectivos BDS han parafraseado el eslogan realizando pancartas, plantones, videos y piezas de difusión con la consigna: “Atrévete a soñar el fin del apartheid”.
En esta primera entrega, comparto un agudo análisis crítico de Mariam Barghouti sobre el origen y carácter ‘europeo’ de Israel y algunos videos de los muchos que han realizado los colectivos BDS en Europa. En la segunda entrega,  más videos de la campaña Boicot a Eurovisión 2019.

 

 


Cantando en la última colonia europea de Oriente Medio

¿Por qué Israel forma parte del concurso de canciones Eurovisión?

 

Mariam Barghouti*

 

A menos de dos meses del inicio del concurso de canciones Eurovisión en Tel Aviv, la controversia en torno al país anfitrión se ha intensificado. El evento es una gran oportunidad para que Israel ‘lave con arte’ (artwashing) sus crímenes contra la población palestina, y activistas pro Palestina están decididas/os a desafiarlo con un boicot.

Celebridades como Roger Waters y Wolf Alice ya han pedido a los medios de comunicación y a los y las artistas que se nieguen a participar, mientras que el movimiento de Boicot, Disinversión y Sanciones (BDS) ha intensificado su campaña contra el evento.

La provocativa decisión de celebrar la gala de apertura de Eurovisión el 14 de mayo es particularmente mortificante para la población palestina, ya que coincide con la fecha en que Israel conmemora su declaración de independencia de 1948. Al día siguiente, mientras las y los cantantes europeas/os compiten en Tel Aviv, Palestina conmemorará el 71º aniversario de lo que llama la Nakba (la catástrofe), recordando a las víctimas de la campaña israelí de limpieza étnica.

Pero más allá de la cuestión obvia de que Israel utilice otro evento cultural para lavar su sangrienta reputación, el próximo evento de Eurovisión es también una oportunidad para reflexionar sobre cuán europeo es realmente Israel.

La pregunta que pocos europeos parecen plantearse es por qué un país situado en Oriente Medio (lejos de las fronteras naturales e imaginarias de Europa) participa desde 1973 en un concurso fundado con la visión de una Europa culturalmente unificada. Se trata de un país que, al definirse como un “Estado judío” construido sobre la “tierra prometida”, y “la única democracia en Oriente Medio”, afirma tener un origen y unas raíces firmemente establecidas en Oriente Medio.

¿Por qué entonces artistas israelíes cantan en Eurovisión? ¿Por qué los equipos de fútbol israelíes juegan en los campeonatos de la UEFA, y compiten con los equipos europeos por la clasificación para la Copa Mundial de la FIFA? ¿Por qué los médicos israelíes son miembros del Foro Europeo de Asociaciones Médicas, que actualmente está encabezado por un funcionario israelí?

La respuesta es simple: porque Israel se fundó como un asentamiento colonial europeo, y sigue siéndolo.

Una colonia europea en Palestina

Israel es una de las últimas colonias europeas que quedan en el mundo, junto con lugares como la Guayana Francesa, Nueva Caledonia, las Bermudas y las Islas Caimán. Consiguió sobrevivir a la ola de descolonización del siglo XX elaborando cuidadosamente un mito fundacional de excepcionalismo, mediante la premisa ideológica sionista de que los judíos deben regresar a la “tierra prometida” y que sólo pueden estar “seguros” dentro de un Estado exclusivamente judío.

A pesar de utilizar una lectura sionista de las escrituras hebreas para afirmar que Palestina era “originalmente” judía y la “patria” legítima de todos los judíos y judías, y de reivindicar la continuidad territorial histórica con el Israel precristiano, los padres fundadores del Estado de Israel (todos judíos europeos y en su mayoría asquenazíes) se embarcaron en una campaña sistemática para europeizar los espacios que estaban colonizando.

Empezaron a construir el nuevo Estado basándose en la misma premisa que los colonialistas europeos usaron durante siglos: se estaban embarcando en una misión civilizatoria. Y mientras los imperios europeos se desmoronaban, Israel floreció, solidificando su mito fundacional de una “isla de estabilidad” en una región turbulenta.

Los colonizadores sionistas adoptaron fácilmente los puntos de vista que los proyectos coloniales europeos habían desarrollado hacia las poblaciones nativas. Poco después de publicada la declaración Balfour en 1917, el líder sionista Chaim Weizmann, por ejemplo, escribió en una carta a Lord Balfour que los árabes, por ser “superficialmente listos y de ingenio rápido” y “traicioneros” por naturaleza, no podrían establecer su propio Estado en Palestina “porque el fellah (campesino) tiene al menos cuatro siglos de retraso, y el effendi (miembro de la clase urbana) (…) es deshonesto, inculto, codicioso y tan antipatriótico como ineficiente.”

Al igual que los europeos, los colonizadores israelíes también emprendieron una combinación de limpieza étnica y sometimiento para “limpiar” la tierra que estaban colonizando de la población nativa “inferior”.

Pero los constructores del Estado israelí se enfrentaron a un gran desafío ideológico con la población judía de Oriente Medio, a la que animaron a emigrar en masa hacia Palestina y la utilizaron como mano de obra barata para construir colonias sionistas. Lo que los colonizadores europeos encontraron particularmente “perturbador” en los judíos mizrahis fue su “carácter árabe”.

Como declaró Golda Meir, la primera mujer en ocupar el cargo de Primera Ministra de Israel: “Todo judío leal debe hablar yiddish, porque el que no sabe yiddish no es judío”.

Es decir, la única identidad judía auténtica era la que la élite askenazí había traído de Europa; el judaísmo de los mizrahis (o de los sefardíes) era “impuro”. Por ello se les consideró susceptibles a la “influencia árabe” y se cuestionó su lealtad. Había que actuar rápidamente para controlar a esta comunidad judía “sospechosa”, que pronto se convirtió en la mitad de la población israelí.

En 1951, durante un debate del Knesset sobre educación, el primer Primer Ministro de Israel, David Ben-Gurion, fue bastante explícito: “Un judío yemenita es ante todo judío, y queremos convertirlo, en la medida de lo posible y lo antes posible, de yemenita a judío”.

En otra ocasión, también declaró: “No queremos que los israelíes se conviertan en árabes. Nos corresponde luchar contra el espíritu del Levante, que corrompe a los individuos y a las sociedades”.

Por lo tanto, la élite askenazí israelí se embarcó en un ambicioso proyecto para “civilizar” −es decir, “europeizar”− a sus hermanos orientales mediante la reeducación, el lavado de cerebro ideológico y el secuestro masivo de niños.

El resultado de esta “campaña civilizatoria” es la continua discriminación sistemática contra la población judía mizrahi −que sigue estando en el fondo mismo de la sociedad israelí− y, por extensión, contra cualquier persona no judía y no blanca.

La jerarquía racial de Israel es muy similar a la establecida en Europa, Estados Unidos y Canadá: la élite y la clase media blanca en la cima y el resto en la parte inferior.

Culpabilidad europea y antisemitismo

Los movimientos de descolonización que estallaron en Asia, África y Oriente Medio obligaron a Europa a desmantelar gradualmente sus operaciones coloniales. Sin embargo, Israel se salvó de este proceso. Con el tiempo, parte de la élite intelectual europea empezó a hablar de “pos colonialismo”, a pesar de que una importante colonia europea permanecía en su vecindad inmediata.

De hecho, hasta el día de hoy los gobiernos europeos se niegan a reconocer a Israel como uno de sus proyectos coloniales, al cual hace mucho que se le pasó la hora.

Irónicamente, la culpabilidad del Holocausto ha empujado a los gobiernos europeos a apoyar el proyecto sionista de enviar colonos judíos a colonizar Palestina, a pesar de que la idea de que las y los judíos –por ser judíos− deberían abandonar Europa para irse a otra tierra es intrínsecamente antisemita.

El apoyo incondicional a la continua colonización de Palestina por parte de Israel y la victimización de su población nativa ha sido a menudo justificado (especialmente por países como Alemania y Austria) como expiación por crímenes del pasado.

Pero el antisemitismo no es cosa del pasado en Occidente. Está escalofriantemente vivo y activo, y es parte de la incapacidad de Occidente para abordar las cuestiones del racismo, la supremacía blanca y el colonialismo dentro de su sociedad y su cultura.

En este sentido, los gobiernos europeos que apoyan a Israel en su uso persistente de prácticas de sometimiento colonial –usadas por Europa en el siglo XX− contra la población nativa palestina dan prueba de que nunca han tenido realmente en cuenta su propio pasado colonial criminal y, de hecho, no han rechazado plenamente las ideas que permitieron el colonialismo y el antisemitismo.

Por eso las élites europeas no ven ningún problema en que artistas europeos/as actúen en Israel, o que los consumidores europeos disfruten de bienes producidos en colonias israelíes ilegales, o que los gobiernos europeos compren tecnología de vigilancia israelí mientras las y los palestinos son oprimidos, expulsados de sus hogares y tierras, mutilados y masacrados a diario.

Cualquier cambio radical en su postura sólo puede venir en paralelo con el pleno reconocimiento y la reparación por los crímenes coloniales, la compensación a las poblaciones afectadas, la descolonización y desracialización de las estructuras de poder, y la condena de la supremacía blanca. Sólo entonces los europeos (y por extensión los estadounidenses) podrán reconocer a Israel como su creación colonial y admitir la vergüenza histórica de su fundación y crecimiento.

Sólo entonces Occidente podrá hacer que Israel rinda cuentas de sus crímenes.

 

*Mariam Barghouti es una escritora, periodista y activista palestina del movimiento BDS, residente en Ramala. Publicado en Al Jazeera el 21/3/2019. Traducción: María Landi.

 

Video de Jewish Voice for Peace (JVP):

Performance de London Palestine Action invitando al boicot cultural y de Eurovisión:
Madonna Don’t Go, un cover de London Palestine Action del tema Papa Don’t Preach, pidiéndole a Madonna que no actúe como estrella invitada en el concurso Eurovisión:

 

Publicado en Apartheid, BDS, Eurovisión, Gaza, Israel, Masacres israelíes, Normalización | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Nakba 71: más voces, imágenes y recursos

 

Palestinas marchan en Ramala durante la conmemoración de la Nakba (2017).

El 71° aniversario de la Nakba o catástrofe palestina se conmemora en todo el mundo, especialmente en el territorio de la Palestina histórica y en los campos de refugiados de Jordania, Líbano y Siria, donde tres o cuatro generaciones de refugiados/as palestinos/as continúan reivindicando su innegociable derecho al retorno; un derecho garantizado por la ONU pero que el Estado de Israel continúa negándoles. También las comunidades palestinas de la diáspora en los cinco continentes recuerdan la fecha en que sus antepasados perdieron su patria, y reclaman el derecho a recuperarla.

El proyecto sionista de colonización de asentamiento que hace un siglo se propuso acabar con la población palestina y sustituirla por población judía traída de todas partes del mundo no ha logrado su objetivo: el costo de mantener su régimen de opresión y judaización violenta es cada vez más alto. Y la demografía es su peor enemigo: los últimos censos revelan que más de la mitad de la población que vive entre el Mediterráneo y el Jordán no es judía, sino árabe palestina. El empecinamiento de Israel en ser un Estado donde sólo la población judía tiene derecho a la autodeterminación (como lo afirma la ley constitucional del Estado-Nación Judío de 2018) hace que ya no haya argumentos para negar la realidad de que Israel es un Estado de Apartheid.

Hoy 15 de mayo Amnistía Internacional hizo pública una declaración donde afirma: “El hecho de que Israel no respete el derecho al retorno de las y los palestinos que se vieron obligados a huir de sus hogares en 1948 es una violación flagrante del Derecho Internacional que ha alimentado durante décadas el sufrimiento masivo de esa población palestina refugiada en toda la región”. “Más de 70 años después del conflicto que siguió a la creación de Israel, las y los refugiados palestinos que se vieron obligados a abandonar sus hogares y fueron despojados de sus tierras siguen enfrentándose a las devastadoras consecuencias de ello”, manifestó Philip Luther, Director de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el norte de África.

En ocasión del aniversario la organización también estrenó un sitio web dedicado a la Nakba: 70+ Years of Suffocation, con potentes imágenes y testimonios que relatan las desgarradoras historias de personas refugiadas que viven en los Territorios Ocupados, en Jordania y en Líbano.

Las conmemoraciones de la Nakba este año están teñidas de la campaña de boicot al popular concuso de Eurovisión, a punto de inaugurarse esta semana en Tel Aviv. Sobre el alcance y los motivos de esta campaña me ocuparé en una próxima entrada.

Sabemos que las voces de los pueblos oprimidos difícilmente son escuchadas; sobre todo cuando son acalladas y negadas −como en este caso− por una narrativa del vencedor tan poderosa como es la del movimiento sionista en todo el mundo. Si hay un día para dar la palabra al pueblo palestino, es el 15 de mayo. Por eso comparto abajo un texto emotivo de la poeta Darin Tatur (Galilea) y un poema del director teatral Abdelfattah Abusrur (Belén).

Completo esta entrega con
video de Adalah y USCPR donde jóvenes palestinxs de Galilea, Cisjordania y Nueva York dicen lo que significa hoy la Nakba para ellxs;
video de IMEU sobre la vida en Palestina antes de la expulsión, y el presente (1:22, en inglés);
video de Quds News Network con imágenes de Palestina antes de la Nakba (3 minutos, en inglés);
video de 6 minutos de Quds News Network explicativo sobre la Nakba (en inglés, abajo);
video de IMEU sobre lo que significó la Nakba como ruptura de la vida cotidiana para las personas, familias y comunidades palestinas (3 minutos, en inglés);
libro para descargar: NAKBA. Palestina, 1948, y los reclamos de la memoria, editado por Ahmad H. Saadi y Lila Abu-Lughod (Buenos Aires 2017, Editorial Canaán y CLACSO);
– una colección de 45 impactantes fotos de archivo de la revista LIFE, tomadas por fotógrafos de la revista entre mayo y junio de 1948 en Palestina durante la guerra árabe-israelí y la limpieza étnica sionista que dio origen al Estado de Israel.

Se puede ver más textos, imágenes, videos y recursos pinchando en la etiqueta “Nakba” o poniendo la palabra en el buscador de este blog.

 


Nuestra Nakba y su Independencia


Darin Tatur*

El aniversario de la Nakba se celebra cada mes de mayo. Pero nosotras/os, las y los palestinos de 1948[1], vivimos la memoria de la Nakba en circunstancias diferentes a las de los demás palestinos/as. Aquí, desde el interior de Israel, aunque estamos profundamente arraigados en nuestra patria, podemos escuchar las sirenas que anuncian el comienzo de la celebración para quienes nos ocuparon. Sufrimos porque nos sentimos alienadas/os en nuestro propio país; gritamos y gritamos y nadie nos escucha.

Este año el Día de la Independencia de Israel se celebra el 9 de mayo (la fecha festiva sigue el calendario hebreo). Los israelíes celebran 71 años de independencia con picnics, fiestas y fuegos artificiales. Sin embargo, las y los palestinos lloramos este día como nuestra Nakba (o catástrofe en árabe): el comienzo de la limpieza étnica, la destrucción de nuestras aldeas y la creación de una población refugiada. Si bien el Derecho Internacional considera que la ocupación israelí del territorio palestino se aplica sólo a Cisjordania, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza, muchas y muchos ciudadanos palestinos de Israel, como yo, también consideramos que vivimos bajo ocupación. De hecho, al final de la guerra de 1948, la población palestina que permaneció dentro de Israel vivió bajo ocupación militar formal durante dos décadas.

El establecimiento de Israel se produjo mediante la destrucción de 531 localidades palestinas por las milicias sionistas y las primeras “Fuerzas de Defensa” [Ejército] de Israel. En la zona de Acre, 30 aldeas fueron destruidas, 64 aldeas en el distrito de Ramle, 31 en Bisan, 88 aldeas cerca de Beer Sheva, 46 en Gaza, 59 aldeas en torno a Haifa, 16 en la zona de Hebrón, 25 alrededor de Jaffa, 39 cerca de Jerusalén, seis aldeas cerca de Yenín, cinco aldeas aledañas a Nazaret, 78 en las afueras de Safad, 26 cercanas a Tiberíades y 18 en la zona de Tulkarem.

Es comprensible entonces que un nuevo aniversario de la Nakba sea conmemorado como aniversario del desarraigo, el desplazamiento, el terrorismo y la limpieza étnica. Son 71 años de sufrimiento, desplazamiento, y –en el mundo− 71 años de condena internacional sin resultado. El pueblo palestino sigue siendo uno de los pocos que vive como refugiado en su propia patria. Son 71 años de negación de derechos, durante los cuales nuestra tierra ha sido colonizada en su mayor parte por personas que vinieron de todas partes del mundo, afirmando que Palestina estaba vacía según el eslogan del siglo XX: “Una tierra sin gente para un pueblo sin tierra”.

En memoria de la Nakba…

Los israelíes celebran su Día de la Independencia, pero esto viene con la celebración del sufrimiento de nuestros antepasados, el desplazamiento de nuestra gente y el recuerdo de las masacres perpetradas contra nosotros/as a lo largo de los años.

Esta victoria se celebra a costa de lo que el movimiento sionista hizo en lo que llama su Guerra de Independencia: las milicias sionistas y más tarde el Ejército de Israel llevaron a cabo unas 70 masacres en las que murieron unas 15.000 personas, y destruyeron 531 localidades. Más de 6.000 israelíes murieron en los combates. En el presente, apenas el pasado fin de semana, las fuerzas israelíes mataron a 24 personas en Gaza, y las palestinas a 4 israelíes.

Hasta la fecha, toda la guerra de Israel ha creado una población refugiada palestina de 7 millones.

Celebrar la independencia de Israel significa celebrar a las y los palestinos que han sido encarcelados. La Oficina Central de Estadísticas de Palestina informa que desde 1967 hasta hoy, Israel ha detenido en algún momento a alrededor de un millón de palestinos. La misma Oficina calcula que desde 1948 hasta hoy, 100.000 palestinos/as y árabes han sido asesinados en el marco del conflicto con Israel, incluyendo 20.000 personas muertas en guerras en el Líbano.

Y no se habla del número de árboles que murieron desde la Nakba de 1948 hasta hoy. La Oficina Central de Estadísticas de Palestina estima que solo desde el año 2000 fueron arrancados alrededor de un millón de árboles en tierras propiedad de familias palestinas.

La memoria de la Nakba….

La saludamos con nuestras lágrimas y reprimimos nuestros dolores y pecados. La saludamos el mismo día en que los israelíes conmemoran el establecimiento de su Estado. Lo hacemos desde las cenizas de la Nakba hasta la lucha por permanecer en nuestra tierra, por preservar nuestro patrimonio y nuestra identidad, y para confrontar una serie de leyes autoritarias y racistas.

El día de su independencia, el día de nuestra Nakba: oh, qué duro y mortal es ese día. Caminamos por las calles de nuestras ciudades y vemos las pancartas israelíes decoradas en todas partes: en nuestras escuelas, en nuestras calles, en los coches y en las gasolineras… Estamos cansadas de esta vida y nos matan todos los días, mil veces, mientras los israelíes ondean banderas azules y blancas. Cuando les miramos, nos recuerdan a nuestros mártires, nos recuerdan a nuestros prisioneros tras las rejas.

Recordamos los hogares de nuestros antepasados destruidos, conmemoramos la Nakba con una marcha de retorno y visitas a nuestros pueblos desolados, enviamos mensajes de nostalgia a los refugiados y desplazadas que esperan regresar. Renovamos su lealtad y visitamos sus aldeas destruidas. Deambulamos por el suelo de nuestros pueblos y nos sentamos en las piedras que aún quedan entre los escombros de las casas que una vez estuvieron allí. Sufrimos en silencio y con orgullo y permanecemos, a pesar de que la libertad es sólo un sueño.

 

*Darin Tatur, palestina ciudadana de Israel nacida en Reineh, es poeta, fotógrafa y activista en las redes sociales. Pasó casi tres años encarcelada y bajo arresto domiciliario por ‘incitación y apoyo a organizaciones terroristas’ después de publicar su poema “Resiste, pueblo mío, resístelos” en las redes sociales. Texto publicado el 9 de mayo en Mondoweiss. Traducción: María Landi.

 


Nakba


Abdelfattah Abusrur*

Otra década, otro año, otro mes, otra semana, otro día, otra noche, otra hora, otro minuto, otro segundo, otro aliento, otro sonido, otra visión, otro latido del corazón.
Otra opresión, otra ocupación, otra injusticia,
Otra promesa, otra hipocresía, otra complicidad, otra violación, otra deportación, otra conspiración, otra tragedia, otra humillación, otro apartheid, otra colonia, otra resolución de la ONU…
Otra arrogancia, otra ignorancia
Otra declaración, otra difamación, otra segregación, otro aislamiento, otra orden….
Otra Nakba, una Nakba continua y todavía en curso…. N A K B A
Sin embargo, aquí estamos….
De pie, más grandes que las montañas
Más fuertes que nuestro opresor,
Más valientes que el ocupante
Profundamente arraigados en esta tierra de Palestina
No lloramos por nuestra miseria ni pedimos su compasión
Resistimos la deshumanización y esta violación
Dominamos el arte de la vida y la sabiduría de la Resistencia
Amamos a nuestros hijos y queremos que crezcan y vivan por su país,
Rechazamos la injusticia
Nos identificamos con quienes sufren por la injusticia
No estamos cegados por la injusticia que se nos impone, como para no ver otras injusticias en este mundo

Hagan lo peor posible: aquí estamos
Muestren su cara más repugnante: aquí estamos
Prueben sus últimas armas: aquí estamos
Experimenten su última tecnología destructiva: aquí estamos
Roben nuestro aire, o nuestro plato tradicional: aquí estamos
Violen nuestro espacio: aquí estamos
Sequen el mar y el río: aquí estamos
Asesinen nuestros olivos y nuestros naranjos: aquí estamos
Sofoquen el perfume de la salvia y el za’tar: aquí estamos
Confisquen nuestra última parcela de tierra: aquí estamos.
Bombardeen nuestra última casa: aquí estamos

¿No lo entienden?
Estamos aquí… aquí estamos…
Cada imagen que ven es nuestra
Cada voz que escuchan es nuestra
Cada sonido es nuestro
Cada suspiro que respiran es nuestro
Cada gota de lluvia que roban es nuestra.
Cada hogar que destruyen es nuestro
Cada espacio que ocupan es nuestro
Cada árbol que roban es nuestro
Cada perfume que huelen es nuestro.
Cada día que vivieron es nuestro
Cada día por venir es nuestro
Cada resistencia es nuestra
Cada sumud[2] es nuestra
Cada futuro es nuestro.

*Abdelfattah Abusrur nació en el campo de refugiados de Aida (Belén, Cisjordania); su familia fue expulsada tras la destrucción de su aldea por las milicias sionistas en 1948. Es educador social, director de teatro y fundador del centro cultural Al-Rowwad (Pioneros) en Aida. Poema publicado el 14 de mayo en su página de Facebook. Traducción del inglés: María Landi.

NOTAS
[1] Se llama así la población palestina con ciudadanía israelí (un 20% de la población de Israel). Son descendientes de las y los palestinos que lograron permanecer en el país después de la Nakba. (N. de la T.).
[2] Palabra árabe que significa resiliencia, tenacidad de resistir y permanecer.
Columna publicada en el portal Desinformémonos el 15/5/19.

Leer también:
Before Zionism: The shared life of Jews and Palestinians, por Noam Rotem
What my Palestinian family lost at Israel’s founding — and what it means for me, por Marya Hannun
The story of my family’s Nakba, por Nooran Alhamdan

“70 años de despojo”: cronología realizada por MAP  para el 70° aniversario de la Nakba en 2018.

 

Publicado en Israel, Limpieza étnica, Masacres israelíes, Nakba, Refugiados/as, sionismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tras el cese al fuego en Gaza (por ahora), cifras y reflexiones

 

Niñas y niños palestinos junto a las ruinas de un edificio destruído en el último ataque de Israel contra Gaza. (Zaki Awadallah)

 

Maureen Clare Murphy: Cese al fuego en Gaza (por ahora)

El lunes 6 de mayo se declaró un cese al fuego entre Israel y los grupos armados palestinos en Gaza, poniendo fin a una intensa violencia que se cobró 25 vidas palestinas y 4 israelíes en apenas 48 horas.

No obstante, sin un cambio significativo en el estatus quo en Gaza (bloqueada por aire, tierra y mar desde hace 12 años), la reanudación de la confrontación mortal es solo cuestión de tiempo.

En los últimos meses se produjeron varios choques entre la resistencia de Gaza e Israel, que duraron de uno a tres días y concluyeron con un acuerdo de cese al fuego. Sin embargo esos acuerdos han traído poco alivio a los dos millones de habitantes de Gaza (la mitad de los cuales son niños y niñas), que están sumidos/as en la pobreza por el bloqueo israelí, y cuya realidad es cada vez más grave.

Al Mezan, organización de derechos humanos de Gaza, advirtió el lunes que el silencio internacional sobre las operaciones militares de Israel contra la población palestina de Gaza provocaría el colapso de la situación humanitaria en ese territorio. Organismos internacionales como la ONU han advertido en reiteradas ocasiones que es inminente una explosión de la olla a presión que es Gaza. Pero en lugar de utilizar su influencia para cambiar las causas subyacentes, la ONU ha desempeñado un papel cómplice en las violaciones israelíes del Derecho Internacional al hacer efectivo el bloqueo y tratar los derechos palestinos como moneda de cambio.

Por su parte, la Unión Europea ha recompensado a las colonias israelíes construidas en violación del Derecho Internacional y ha financiado la industria armamentística de Israel, la cual es “probada en el terreno” sobre la población de Gaza.

Esos organismos y gobiernos aliados de Israel condenan enérgicamente a las facciones palestinas por lanzar cohetes, como si ellas fueran la causa y no un síntoma del contexto político y de derechos humanos más amplio.

Durante la última ronda de combates que comenzó a última hora del viernes 3 de mayo, Israel lanzó sobre Gaza (uno de los lugares más densamente poblados del mundo) más de 150 ataques aéreos, y disparó más de 100 proyectiles de artillería a lo largo de la Franja. Catorce de las personas asesinadas en Gaza eran no combatientes, según el Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR); murieron cuando Israel atacó edificios residenciales.

Defensa de los Niños Internacional-Palestina confirmó que entre las personas muertas en los ataques israelíes había dos menores. La ONG declaró que la muerte de Saba Abu Arar (19 meses), atribuida originalmente a los bombardeos israelíes, fue causada por metralla de un cohete palestino que cayó dentro de Gaza.

Amani al-Madhoun (36), que se encontraba en su noveno mes de embarazo, murió junto con su bebé no nacido en un ataque de artillería israelí contra una casa en Beit Lahiya el domingo 5. Abd al-Rahim al-Madhoun (60), su hijo Abdallah al-Madhoun (21), y Fadi Fagheib Yousif Badran (33), murieron en el mismo ataque. Otras nueve personas, entre ellas dos niños, resultaron heridas, dos de ellas de gravedad.

Tres civiles más murieron cuando aviones de guerra israelíes lanzaron dos misiles sobre un edificio en el centro de la ciudad de Rafah: Ali Ahmad Abd al-Jawad (51), Mousa Hussein Lafi Muammar (35) y Hani Hamdan Abu Shaar (37). Otras cuatro, entre ellas un niño, resultaron heridas. Y en el norte de Gaza, seis civiles murieron en un ataque aéreo en la ciudad de Sheij Zayed el domingo.

Ahmad al-Ghazali (30), su esposa Iman al-Ghazali y su hija María (de 3 meses), fueron asesinadas/os en ese ataque, junto con Abd al-Rahman Abu al-Jadyan (11), y sus padres Talal y Raghda Abu al-Jadyan. Otras nueve personas civiles que vivían en el edificio sufrieron lesiones de leves a moderadas, según el PCHR.

La ciudad de Sheij Zayed City es un complejo residencial financiado por los Emiratos Árabes Unidos que se inauguró en 2005 para albergar a población palestina que había sido desplazada, o que había perdido a alguien, o había resultado herida durante ataques israelíes.

El Ministerio de Vivienda de Gaza dijo que 600 viviendas fueron destruidas o dañadas entre el sábado y el domingo. Según Al Mezan, más de 350 personas pertenecientes a unas 100 familias fueron desplazadas.

Los combatientes palestinos en Gaza dispararon casi 700 cohetes hacia Israel, según informaron los medios de comunicación del país. Pero cuando Israel volvió a la normalidad y se preparó para acoger la competición de Eurovisión a finales de este mes, los políticos israelíes criticaron el acuerdo de alto el fuego.

Bezalel Smotrich, en carrera para convertirse en el próximo Ministro de Justicia de Israel, dijo que la última ronda de confrontación armada debería haber terminado con 700 “terroristas muertos”, uno por cada cohete lanzado desde Gaza. “No podemos permitirnos tener un millón y medio de personas en refugios cada pocas semanas”, dijo.

Smotrich había pedido anteriormente que fusilaran a la adolescente palestina Ahed Tamimi, y ha publicado un plan para expulsar a la población palestina que un destacado estudioso del Holocausto calificó de genocida.

Benny Gantz, el ex jefe militar israelí que recientemente fracasó en su intento de desbancar a Benjamin Netanyahu como Primer Ministro, describió el alto el fuego como “otra rendición al chantaje de Hamás y las organizaciones terroristas”.

Gantz, que se enfrenta a un juicio por crímenes de guerra en los Países Bajos, había lanzado la campaña electoral de su coalición opositora con una serie de videos en los que se jactaba de cuántos palestinos había matado como comandante durante el ataque de Israel a Gaza en 2014.  (…)

Netanyahu se opuso a las críticas, afirmando: “En los últimos dos días, hemos renovado la política de asesinar a terroristas de alto rango”; una referencia a la ejecución extrajudicial del dirigente palestino Hamed Ahmad Abed al-Khoudari el domingo, el primer asesinato de este tipo en cuatro años.

 “Hemos matado a docenas de terroristas de Hamás y de la Yihad Islámica y derribado torres de terror”, añadió el Primer Ministro −que también es Ministro de Defensa−, refiriéndose a la práctica de Israel de destruir edificios de apartamentos enteros, dejando a docenas de familias sin hogar. “La campaña no ha terminado y requiere paciencia y juicio. Nos estamos preparando para continuar”, añadió Netanyahu.

Mantener el bloqueo a Gaza tiene un costo mayor para Israel, aunque solo sea una fracción del que paga la población palestina.

Electronic Intifada, 6/5/19. (Traducción: María Landi)

 

“La última oración”, del artista gazatí Mahmoud al-Kurd.


Rania Masri

De los 83 israelíes que han recibido tratamiento desde el sábado por la mañana:
El 75% fueron tratados por ataques de pánico
14% fueron heridos mientras corrían
11% fueron heridos por metralla de proyectiles.

Mientras tanto: 25 palestinos/as muertos/as, 150 heridos/as y hospitales incapaces de proporcionar la atención adecuada a las personas heridas.

Y de nuevo: ¡no equipararemos -no equipararemos- la violencia de la ocupación con la resistencia legítima de los ocupados!

Las víctimas palestinas son mártires que defienden sus hogares, sus tierras. Los israelíes son colonos, colonizadores, ocupantes, que roban, roban y toleran el apartheid -y eso como mínimo-.

Facebook de la autora, 6/5/19. (Traducción: María Landi)

 

Cifras del ataque del pasado fin de semana contra Gaza (Monitor Euro-Med por los DD.HH.)

 

Ramzy Baroud: Por qué Israel atacó a la bloqueada Gaza

El ataque israelí contra Gaza en los últimos días pareció aleatorio. Habría tenido más sentido (desde un punto de vista israelí, por supuesto) que Israel atacara Gaza en el período previo a las elecciones generales, ya que Netanyahu fue acusado repetidamente de ser débil con Hamás, y cosas por el estilo.

Sin embargo, la razón por la que Netanyahu se abstuvo de llevar a cabo una operación de gran envergadura contra Gaza se debió al riesgo inherente a esos ataques, como hemos visto en la fallida incursión israelí en Khan Younis el 11 de noviembre. Si algo salía mal, podría haber perdido las elecciones.

Sin embargo, ahora que Netanyahu ha ganado las elecciones -lo que le da el capital político que necesita para lanzar una vez más una guerra contra civiles con fines políticos- envió sus aviones de guerra para bombardear Gaza, matando a 25 personas e hiriendo a casi 200 más. La razón de ello es, una vez más, la política interna israelí.

Netanyahu está formando una coalición de derechistas, ultranacionalistas y de extrema derecha con ideas similares. Avigdor Lieberman, que una vez más está emergiendo como un probable aliado, le dejó claro a Netanyahu el mes pasado que o aplasta la resistencia de Gaza o no se unirá a la coalición.

Lieberman es particularmente popular entre los colonos judíos del sur de Israel, y ha utilizado a Gaza como una forma de generar capital político. Recientemente, esos colonos han estado protestando contra lo que ellos llaman su “estatus B” comparado con los colonos judíos ilegales de Cisjordania.

La guerra de Netanyahu tenía como objetivo apaciguar a las circunscripciones derechistas de los partidos que espera se unan a su coalición, especialmente aquellos con fuerte presencia en el sur.

Lamentablemente, aunque se ha declarado una tregua, debemos esperar pronto más violencia israelí, una vez que se haya formado la coalición; porque para que Netanyahu pueda mantener contentos a sus socios extremistas, tendrá que seguir golpeando a Gaza, una y otra vez.

Facebook del autor,  6/5/19. (Traducción: María Landi)

 

‘Manualidades’ realizadas por preescolares israelíes en un jardín de infantes de Tel Aviv durante el ataque del 4-5 de mayo.

Leer también:

Orly Noy: No, las escaladas no comienzan con cohetes sobre Israel

Soraya Misleh: En la nueva masacre a Gaza, la primera víctima es la verdad (excelente análisis,  con una perspectiva brasileña y latinoamericana)

 

“Hamas no es el problema. Hoy en día la gente le echa la culpa a Hamas por la violencia en Gaza, pero Israel no empezó a atacar Gaza cuando surgió Hamas a fines de los 1980: Israel empezó a atacar Gaza cuando la Franja de Gaza fue establecida y poblada con palestinos/as refugiados/as en los 1950. La población palestina, particularmente en Gaza, no se enfrenta a la disyuntiva entre ser asesinada por resistir o vivir en paz. Enfrenta la opción entre ser asesinada resistiendo de pie o ser asesinada cuando duerme en su cama.” Miko Peled (activista y escritor israelí).

 

Publicado en Armamento israelí, Gaza, Hamas, Masacres israelíes, Niños y niñas palestinas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El levantamiento del Gueto de Gaza


El ataque que tiene lugar sobre Gaza está en curso mientras escribo estas líneas. Más de 100 bombas cayeron sin pausa en menos de 24 horas sobre dos millones de personas encerradas en una gran jaula (la mitad de ellas menores de edad). Dos mujeres embarazadas, una bebé de 14 meses y otra de 4 meses, y unos 25 jóvenes y adultos han sido asesinados (la cifra crece constantemente); más de un centenar de personas están heridas, y una población entera que ya ha sufrido varios ataques está aterrorizada. Edificios de viviendas, comercios, oficinas, bibliotecas y otras construcciones civiles fueron reducidas a escombros en el corazón de la ciudad de Gaza. El día anterior, en la protesta de la GMR, los francotiradores israelíes habían asesinado a sangre fría a 4 jóvenes, y herido a más de 100 personas, incluyendo 4 paramédicos y 1 periodista (30 fueron heridas con fuego real y 30 con granadas de gas lacrimógeno, que este año ya causaron 4 muertes). Hasta el momento tres israelíes murieron en Ashkelon por los cohetes palestinos, y el Primer Ministro de Israel ordenó al ejército continuar con los bombardeos masivos sobre “los terroristas” de Gaza.
Para los medios occidentales no existen terroristas de Estado del lado israelí; los únicos terroristas son palestinos. Mientras ellos siguen hablando de la “respuesta israelí” (‘defensiva’) a los cohetes disparados por la resistencia palestina, es bueno recordar lo que dicen desde Palestina intelectuales y activistas: Nunca en la historia de las luchas contra el colonialismo ha habido un pueblo tan culpado por su resistencia como el palestino (Haidar Eid). El palestino es el único pueblo oprimido, ocupado y colonizado al que se le exige garantizar la seguridad de su opresor, ocupante y colonizador, mientras éste sigue afirmando su derecho a defenderse de sus víctimas (Hanan Ashrawi).

 

59392789_2366467383416168_2740295087396225024_n

El cuerpo de Saba Abu Arar (14 meses) es cargado por su padre. Este sábado un misil israelí acabó con su vida y la de su madre, Falastin (36), que estaba embarazada.

Gideon Levy

 

Una vez más, la crueldad y temeridad de la gente de Gaza alcanzaron nuevas cotas el sábado: docenas de cohetes sobre Israel justo antes de la semana de su Día de la Independencia, después de su Día de Conmemoración del Holocausto, y −lo peor de todo− dos semanas antes de su [celebración en Tel Aviv del festival] Eurovisión. ¿Cómo te atreves, Gaza? ¿Cómo te atreves?

Israel todavía no se ha recuperado del Holocausto, se está preparando para su Día de la Independencia, los artistas están empezando a llegar al aeropuerto Ben Gurión, y tú estás disparando cohetes Qassam. ¿Cómo vamos a poder celebrar? Las noticias dan la impresión de que Israel está sitiado: Gaza amenaza con destruirlo. Twitter ya ha sugerido “La historia de Eva en la frontera de Gaza”, una obra de teatro sobre la campaña acerca del Holocausto en las redes sociales.

Los expertos explican que todo se debe a la codicia de Hamas. El Ramadán está empezando y “están bajo una terrible presión por dinero”. O: “Es todo por la débil política de seguridad que ha hecho que los grupos terroristas se acostumbren a Israel; sólo atacamos edificios”.

Y entonces disparan, esos villanos. Hamas quiere dinero; Israel es demasiado blando con ellos; ellos son el terror, nosotros somos la paz; nacieron para matar. El viernes, el ejército mató a cuatro manifestantes junto a la valla de Gaza, pero ¿quién está contándolos? En Israel, un adolescente tropezó mientras corría hacia un refugio. “Cuando la falta de políticas y continuidad cede ante el chantaje”, murmuró una voz sabia, y nadie pudo entender lo que proponía. Benny Gantz, la alternativa. Para esto es que tenemos una oposición.

Todo está completamente desconectado del contexto y de la realidad, intencional y deliberadamente. Media semana después del Día de Conmemoración del Holocausto, el conocimiento de que dos millones de personas han estado encerradas por más de 12 años detrás de alambre de púas en una jaula gigante no le recuerda nada a Israel, y no despierta nada. Media semana antes del Día de la Independencia, la lucha de otro pueblo por su libertad y su independencia es percibida como terror asesino sin razón.

Incluso el intento desesperado de prevenir el borde de la inanición se percibe como avaricia; el esfuerzo por dar de alguna forma una apariencia de fiesta en el mes más sagrado del año se describe como extorsión. Así de bajo es el lavado de cerebro, y nadie protesta. Todo el mundo lo acepta encogiéndose de hombros. Cualquiera que dude de lo hueca y destructiva que es la inculcación del Holocausto en Israel debería mirar las respuestas en Israel a este Levantamiento del Gueto de Gaza. Toda persona que ignora la realidad de Gaza o trata de negar su desastre no ha aprendido nada.

Gaza es un gueto, y lo que está ocurriendo en el sur es un levantamiento del gueto. No hay otra forma de describirlo. Se puede hacer cuestionamientos contra Hamás, pero no contra Gaza. Gaza está luchando por su libertad y ninguna lucha es más justa que su lucha, y Hamás está al frente.

La cuenta atrás para la muerte de Hamas ya ha comenzado: sólo faltan siete meses para el informe de la ONU, para que Gaza no sea apta para ser habitada. Pero Israel bosteza, y sus voceros sólo saben cómo pregonar la “disuasión”, ese monstruo que hemos creado para justificar cada asesinato, cada encierro y cada ataque de destrucción, mientras nos mentimos a muerte diciendo que existe algo para disuadir a dos millones de personas desempleadas, desesperadas, humilladas, muchas de las cuales tienen hambre o mueren por falta de atención médica, y están todas encerradas.

Nadie en Israel puede imaginar la vida en Gaza en estos últimos 12 años. Hay personas en Israel que se encargan de que no lo sepamos, incluida la prohibición de entrar en Gaza a los periodistas israelíes −la cual no ha provocado protesta alguna−. “La historia de Eva” debería rodarse en Gaza mucho antes de rodarse en la zona fronteriza de Gaza.

Un país que se estableció sobre la memoria de los guetos, que hace apenas unos días santificó esa memoria, esconde su rostro del gueto mucho más grande que construyó con sus propias manos y que no quiere ver, a solo una hora del centro de ese país. Un país que se estableció mediante una lucha sangrienta no reconoce la justicia de la lucha de otro pueblo, y se pregunta si ese pueblo existe. Una sociedad que se considera ejemplar, establecida sobre la indiferencia del mundo hacia su sufrimiento, muestra una monstruosa insensibilidad hacia el sufrimiento que está causando.

“¿Qué eran antes?”, me preguntó una mujer el viernes en una conferencia que di en Tel Aviv. ¿Y qué éramos nosotros? ¿En qué nos hemos convertido?

 

Publicado el 5/5/19 en Haaretz. Traducción del inglés: María Landi.
Imágenes de los bombardeos israelíes sobre Gaza entre el sábado 4 y el domingo 5 de mayo, compartidas en Facebook por residentes, activistas y periodistas de la Franja:

 

 

Publicado en Armamento israelí, Gaza, Hamas, Israel, Masacres israelíes, Niños y niñas palestinas, Represión/protestas noviolentas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario